lunes, 27 de abril de 2009

Desarraigadas






Ya abordé a las primeras vides en la entrada titulada procesión haciendo referencia a la artesanía de la tierra y al rezo particular en la misma. Inés, gran amiga y excelente grabadora, me pidió la foto de esa entrada. Con urgencia se la di. No soy profesional y foto que me piden foto que regalo. Y mi foto derivó en esa taxografía que muestro en la segunda foto. Ella me la regaló y yo ahora decido mostrarla como muestra de profundo agradecimiento. Inés tiene un bello cuaderno dedicado a su obra: incisionesmúltiples. La entrada que os aparecerá es la penúltima. Alude en ella la 'Oda a la fertilidad de la tierra' de Pablo Neruda.

'Inquietas
son las semillas,
sólo parecen dormidas.'

Hermosa Oda, Inés, la que has escogido. Y dicha oda me sirve para enfrentarme a la tercera y cuarta foto. Si el título de Inés es 'Entraña verde' bien pudiera decir que estas dos fotos son entraña dolorosa. Por cuestiones de excedentarias de vino el gobierno ha decidido promover un nuevo arranque de viñas subvencionado. Y así las veo yo: arrancadas de cuajo, desarraigadas. El color más oscuro pertenece a la parte de la viña que ha estado sumergida durante medio siglo. Viñas de pequeños agricultores desmoronadas. Ellos no las percibirán así, ¿o sí? Pero yo sí, percibo desmoronamiento, dolor por esa labor artesanal sostenida sólo con el agua del cielo. ¿Nos estaremos equivocando con la Madre tierra?



Bersuit

Madre hay una sola

Ciudades gigantes, enormes cloacas
viajan torrentes hacia el mar, de un amor que huele mal. Como anunciándole al cielo, nuestro destino se ven las marcas de la muerte, por las ventanas del avión.

El progreso fue un fracaso, fue un suicidio
la ansiada prosperidad, fue el más pesado vagón.
¿Para qué un juicio final? si ya estamos deshechos
una explosión natural, hará una gran selección.

Yo te agradezco porque aquí estoy
vos sos, mi única madre, con alma y vida hoy venero tu jardín. Te agradezco aunque me voy avergonzado por ser parte de la especie, que hoy te viola en un patético festín.

No te libraste de nosotros.
Nuestra desidia fue por tenerte regalada, el creer que no valés nada. Estás pariendo hijos ciegos, estás cansada. Aunque tus lágrimas saladas, nos pueden ahogar si quieres.

Los pocos que te aman, no tienen fuerza.
Como reliquias se pasean, sólo paquetes de turismo son;
no hay más amigos que el sol, no hay más ofrendas,
sólo este ataque mortal, al medio del corazón.

Yo te agradezco porque aquí estoy
vos sos, mi única madre, con alma y vida yo defiendo tu jardín. Te agradezco aunque me voy avergonzado por ser parte de la especie, que hoy te viola en un patético festín.

Te agradezco porque aquí estoy

14 comentarios:

XuanRata dijo...

El grabado (y este en particular) es un hermoso intento. Habrá también alguien para esculpir su gesto último. Pero el vino ya no volveremos a beberlo, ni el porrón con la huella de los dedos volverá a ser el mismo, ni el zaguán umbrío nos acogerá con la misma sensación de plenitud. Eso más o menos, viene a ser el desarraigo. Por desgracia en los despachos no saben de qué hablamos.

Inés González dijo...

"Ante las viñas abrasadas por el invierno, pienso en el miedo y en la luz (una sola sustancia dentro de mis ojos)
pienso en la lluvia y en las distancias atravesadas por la ira." La imágenes que este bello poema de Gamoneda generó en mí me llevaron a descubrir a Sofía por esas casualidades de la vida o de la red, en los fríos meses del año pasado investigaba y disfrutaba los secretos de la xilografía, no cualquier imagen se adapta a esta milenaria técnica gráfica, no cualquier imagen me seducía o conmovía.El poema de Gamoneda golpeaba como el invierno, una tarde la encontré, cual ejército derrotado en armónica procesión las viñas golpearon mi retina.
El resto ya lo saben, Sofía todo corazón brindó este instante, de esas fotos surgió una serie.
Hoy vuelve a conmovernos, no sólo con las raíces arrancadas sino con todo su pensamiento y reflexión, para recordarnos quizás que hay que amar todas las pérdidas.
Un abrazo de viñas.

JosepMª dijo...

Soy (viejo) de pueblo,
de campo y de montañas.
Y de rio.

Ver una planta arrancada,
con las raices al sol
me provoca un (frio) desasosiego
parecido a la tristeza.

Transplantan olivos centenarios (para decorar rotondas)
Arrancan viñas (para matarlas)
Plantan macrocultivos.
Transgénicos.
Mañana nos lamentaremos del agua.
Y del aire.

Sí, Sofía.
Nos estamos equivocando
contra la Madre Tierra.
Porque somos egoistas
sin remedio.

No abandones.
Déjanos compartir tu (no pequeño)
mundo de imágenes y palabras.

La primera fotografía me hizo seguidor de tu blog.

Muchas (sinceras) gracias.

Mirada dijo...

Es tremendamente fuerte la sensación que produce en el centro del pecho, sobrecoge, y sube un calor a las sienes, inunda de emoción, dolor y defensa ante la barbarie.
Es inquietante y muy poderosa la emoción que produce este trabajo de Inés, es tremenda. Excelente.
Felicitaciones a las dos, es una reflexión necesaria, es un bien para todos vuestra dedicación.
Muchas gracias por compartir así. Es muy importante y necesario saber de la vida y de la muerte, y estoy totalmente de acuerdo con Inés en la necesidad de amar las pérdidas.

Muchos besos a repartir.

Jan Puerta dijo...

Una entrada que me recuerda a la tierra. Cierro los ojos y mis sentidos se inundan en una maraña agradable de recuerdos. Excelente juego de imágenes.
Un fuerte abrazo

Ñoco Le Bolo dijo...

Con la mirada al acecho
Me gusta pasear por tus viñedos.
Y las palabras.

...un beso.

CR & LMA.
____________________________

Ventana indiscreta dijo...

XuanRata:

Plenitud, amigo Xuan, zaguán, que rima contigo, en los despachos sí saben de qué hablamos: marginan este tipo de vida. Pero esto tiene mas conexiones y complejidades que dejamos a los filósofos. Con pocas palabras lo entendemos, ¿no?

Besos urticantes.

Ventana indiscreta dijo...

Inés:

Abrazo de vino y buen queso, que no te quepa duda que tierra y emoción nos enzarzan. Iremos a visitarte en cuanto tengamos un ratito. Deseando estoy de ver la morruda del Tempero, tan retorcida como él, supongo, ¿no?

Besos elementales.

Ventana indiscreta dijo...

JopepMª:

Soy relativamente joven, de pueblo, aunque viva urbanizada, viví el tiempo suficiente para asimilar, ver, amar todo lo que hacía mi padre en los viñedos y en la agricultura. Todo lo que degrada a la tierra me exaspera.

De nuevo, gracias por estos meandros que circundan el cuaderno.

Besos sinceros.

Ventana indiscreta dijo...

Mirada:

Hállate dentro del reparto.

Besos lentos.

Ventana indiscreta dijo...

Jan Puerta:

No me gusta cerrar los ojos, por eso de mirar. Preferible a veces es cerrar los sentidos para no desalmarte.

Gracias por tu visita.

Ventana indiscreta dijo...

Algial:

Puedes pasar por mis viñedos, mis palabras y, de paso, me ayudas a vendimiar cuando proceda. Ya sabes que en Potes hay el microclima justo que da para la vid en Santander. Vete entrenando.

Besos de Tudanca.

Merce dijo...

Por aqui tambien se han desarraigado viñas enteras, algunas replantadas, otras abandonadas, esta tambien es tierra de vino. Muchas bodegas son pequeñas artesanales de escasa produccion, pero de altisima calidad, tambien terminaran desarraigadas.

Biquiños

miarte Mirtya Huizzi dijo...

Son como esas imágenes profundas...esos destellos que nos iluminan...
Así son tus fotografías, te asedian porque siempre estás en el momento justo.
Admiro tu obra de arte pues son eso tus fotografías,tan acertadas son ellas como los textos y como la hermosa música que las acompaña...
Bravo por el contenido de ese mensaje para Inés, amiga y artista que admiro profundamente...su obra nos deja un respiro de belleza.