viernes, 21 de noviembre de 2008

Procesión



Ese orden justo en la tierra que nos hace con respecto a ella unos artesanos. Lo cultivado no tiene esa sensación de poder; la tierra en connivencia, acogiendo a la vid. No elabora nada la foto, está sujeta al surco. No hay un catálogo uniforme de formas. El ojo entra en esa procesión laica de la tierra y el rezo será: señor, habitamos una pequeña parte.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Cómo te gusta el vino, picarona! ¿De dónde son esas viñicas tan raras, parece que están en bancales?
Un beso, Dubi. Mamen.

Ventana indiscreta dijo...

Querida Mamen, estas viñas no son tan espectaculares como las de nuestra tierra, pero para mí tienen una cosa fundamental: poder de convicción por su honradez con el terreno. Ah, bonita, del vino, del bueno, y aquéllas están en Robledillo de Gata, Cáceres, sitio retirado al que te recomiendo ir.

Inés González dijo...

Estimada Mamen, he visitado tu blog y me enamoré de esta foto, la aridez del terreno, los sarmientos resecos y retorcidos me invitan a estamparlos en una obra gráfica, te pido permiso para trabajar esta bella imagen, será un placer reinterpretar tu obra.
un saludo

Albert {in itinere} dijo...

Que bonita! Las cepas tienen algo mágico, no?

JosepMª dijo...

Tengo dos pasiones(confesables):
-Coleccionar tebeos antiguos españoles (cuadernos de los años 1940-1970)
-Bucear en la red en busca de buenas imágenes.
Ésta es de las mejores.
Con tu permiso la pesco y la guardo en mi archivo (con tu nombre
de autora, naturalmente)

A partir de hoy, tienes un nuevo seguidor.
Te encontré en: Objectiudioptria.

Salut.
Josepm.

José de Braña dijo...

Si es una fotografía impresionante, por la humildad del terreno bien captada, la ristra de viñas en letargo, en procesión, como tu indicas. ¡Qué hermoso que se pueda crear una nueva interpretación, plasmarla con otras técnicas! Despertáis mi curiosidad de nuevo, frente al trabajo de las artistas que sois.
Un saludo,

José