miércoles, 9 de junio de 2010

Enverbascar

Ese es un verbo que se las trae. Me topé con él en la Guía INCAFO de las plantas útiles y venenosas de la península ibérica. En la cañaheja (o Thapsia Villosa L.)la anotación en el apartado de 'venenos' dice: "En Galicia se utiliza para enverbascar las aguas." Y cuando lo leí es como si dicho verbo me hubiera dado una tarascada. Miré. Vi que venía del verbasco o gordolobo. Debido a sus potentes alcaloides, se solían triturar sus hojas para echarlas al agua y, así, atontar a los peces.


Y hete aquí lo que yo vengo a sentir ante el desarrollo amoroso que fui captando estos días de la cañaheja fotografiada. Un mero capullo a modo de cohete para reventar de lo morado que se había puesto. Al final tenemos esa explosión de umbelas que tramarán semillas para luego abdicar hacia el suelo.
Y es que la planta, llegado el calor, sigue a pie juntillas los tres primeros versos de ese villancico de Juan del Encina.
Dije que volvería si veía al demonio. Y es que el eros siempre algo de demoniaco ha tenido para algunos afanados en el recogimiento. No para mí. Así que, cual vasca proclamo, ¡Eros vegetal, aúpa! Y atontémonos.





Ninguno cierre las puertas, Juan del Encina.



Ninguno cierre las puertas
si Amor viniere a llamar,
que no le ha de aprovechar.

Al Amor obedezcamos
con muy presta voluntad;
pues es de necessidad,
de fuerça virtud hagamos.
Al Amor no resistamos,
nadie cierre a su llamar
que no le ha de aprovechar.

Amor amansa al más fuerte
y al más flaco fortalece;
al que menos le obedece
más le aquexa con su muerte.
A su buena o mala suerte
ninguno deve apuntar
que no le ha de aprovechar.

Amor muda los estados,
las vidas y condiciones;
conforma los coraçones
de los bien enamorados.
Resistir a sus cuidados
nadie deve procurar
que no le ha de aprovechar.

Aquél fuerte del Amor
que se pinta niño y ciego
haze al pastor palaciego
y al palaciego pastor.
Contra su pena y dolor
ninguno deve lidiar
que no le ha de aprovechar.

El qu'es Amor verdadero
despierta al enamorado,
haze al medroso esforçado
y muy polido al grossero.
Quien es de Amor presionero
no salga de su mandar
que no le ha de aprovechar.

Fin.

El Amor con su poder
tiene tal juridición
que cativa el coraçón
sin poderse defender.
Nadie se deve asconder
si Amor viniere a llamar,
que no le ha de aprovechar.

17 comentarios:

alicia dijo...

Me dejas perpleja. Mi abuelo fue un gran aficionado a la curación a través de las plantas. Gracias a su empeño descubrí los nombres populares de multitud de ellas y sus propiedades curativas. En concreto el gordolobo -que abunda en la Carballeda, tierra de mis antepasados- nos lo daba a los nietos en infusión para luchar contra los resfriados... ¿A esos alcaloides se debía mi repentina placidez? Sorpresa
Ese verbo, enverbascar. Suena como sabe

Porverita dijo...

A mi no me importaría tampoco que me dieran infusiones de atontamiento.

Gracias por la poesía del de La Encina, que he recordado y disfrutado a tope.

La planta esa -espectacular en primer plano.

Salud, niña de la cámara.

Amando Carabias María dijo...

Juan de la Encina no se enverbescó al escribir sus versos, más bien entró en efervescencia...
Buen psicólogo este de la Encina.

Ventana indiscreta dijo...

También me quedé yo perpleja. Ya ves, parte de la vida estudiando biología para no saber esas cosas. Menos mal que tu abuelo no te dio cicuta, que también envenena, ni semillas en verde de adormidera, que tambien envenenan.
Por tu forma de escribir y sentir sí se te nota plácida. (Qué buena la película de 'Plácido', ¿verdad?)
Pero, aún más allá, podríamos tomar una sopa de letras y sorberla. Pero, ¿y una sopa de verbos? ¿La erverbascaríamos o la sorberíamos? (Qué buena 'Sopa de gansos', ¿verdad?)

Ventana indiscreta dijo...

Acumulo 39 años, bienvenida Porverita. Veo que en el flamenco reside su sino. Yo me veo más en el flamenco vertical y alado, pero tambien me gustan algunos temas.

Porverita, mire usted (o tú), de algo erecto, aunque sea vegetal, sólo cabe un primer plano.

De la Encina tiene mucha raíz. Se le disfruta y si encima te cantan pues mira tú (perdón, usted) qué bien.

Ventana indiscreta dijo...

Amando: feliz regreso el mío Juan del Encina seguro que disfrutó escribiendo y revolcándose. Pero no iban a escribir entonces eso de revolcarse.

Hay palabras que son adictas a su propio sonido. El título de esta entrada, por ejemplo. Y efervescencia.

¿No tendrás fiebre?
Besos.

El Desbrozador de Fantasía dijo...

Siempre se aprende algo... enverbascar... la he buscado en el diccionario y parece ser que no aparece pero, Aupa pues!!!!!, que yo si que nací vasco...

Inés González dijo...

Ya conoces mis desviaciones querida Sofía,soy sencible a las imagenes y me detengo en esta magnífica hierba perenne que florece en primavera y verano con una inflorescencia en umbela compuesta, la cazaste justito, y esta umbela central es grande y carnosa, quién pudiera ser Georgia O'Keeffe, La Dama del Lirio para inmortalizarla en el lienzo con todo su erotismo y sensualidad. Sabia la naturaleza y provocadora no escatima para bombardearnos, perturbarnos y sonrojarnos en estos días estivales y luminosos.
Como siempre vos piba: grande, me alegra por este retorno lleno de bríos, la verdad ya me estaba preocupando...

mateosantamarta dijo...

Buen regreso, Sofía.
Conozco esa planta con esa sugerente forma de dar a luz su flor.
Que nadie resista a amor si viene a visitarlo y sobre todo si es el verdadero. Un abrazo

Merce dijo...

Desde luego que una planta muy comun en nuestros montes. No conocia yo esas propiedades que mencionas. Conocia el uso de echarlas al agua con ese fin (algo que hacian los chavales para poder pescar allá por los años 50), pero era otra especie la que a mi me habian comentado, por desgracia la persona que me lo dijo ya no está para recordarmelo...

Esa misma persona me traia muchas veces una planta que aqui le llamamos "chuchamel" o "póutiga", la cual busco desesperadamente y nunca encuentro :)

Biquiños y bienvenida :)

JosepMª dijo...

Interesantísimas fotografías.
No conocía esta planta.
Sí conozco las que utilizaban
en mi pueblo
para remediar.

Los instrumentos musicales antiguos
tienen (para mí) un indefinible encanto.
Y estos versos cantados-recitados
de juan del Encina,
me calman mejor
que una aspirina.

Feliz vuelta.

Shandy dijo...

Vaya verbo, manchega, en-ver-bas-car, enrevésase y enrédase en la lengua de forma tal que no me atrevo a conjugar. Curiosa también la palabra "gordolobo" que "manchea" la boca.
Aunque conozco la planta,no sabía de su poder para atontar a los peces, ni tampoco del poder purgativo de su raíz, que acabo de descubrir por el enlace que dejaste.
Ventana, el amor siempre es un rojo capote. Y tiene mucho de estética, como el reventón de ese capullo.

Un abrazo

manolotel dijo...

Interesante verbo, amiga Sofía.

Por cierto, tuve hace poco la visita de un vendedor de Diccionarios (que ya le dije que no podia permitirme ese lujo pero tenía una amiga que a lo mejor...) y se me ha ocurrido dedicarte en mi blog unos versitos hablando de eso y de otros pequeños errores jeje.

Un beso gordo.

Ventana indiscreta dijo...

Desbrozador:

Naciste vasco y vives en Asturias y, además, eres un océano de contradicción. No veas entonces, como tus olas envistan contra acantilados rocosos las figuras que allí puedes formar seguro que serán de lo más sugerente.
Muchas palabras hay que no vienen en los diccionarios. Los diccionarios son más torpes que el lenguaje hablado. Lo bello del lenguaje ya sabes: sus arrebatos por seguir siendo rebelde.

Ventana indiscreta dijo...

Inés:

Sobre tus desviaciones hacia las bellas imágenes si doy fe notarial. Sobre otro tipo de desviaciones, que desconozco, si las tuvieres me callaría.
No dejamos de ser unos amanuenses de la naturaleza, sobre el papel, sobre la fotografía. Siempre sorprendiéndonos también sus asociaciones.
Tienes que salir más al campo, gran piba y no te preocupés, aunque callada, siempre estoy en la hura.

Ventana indiscreta dijo...

Mateo:

Ante el amor no hay quien se resista. Que sea el verdadero o el falso, ¿quién lo sabe?
Para mí hay dos clases de amor sólamente: el que resiste y el que se diluye. Pero tampoco sabemos cuánto va a resistir y si se va a diluir.
Buen conocedor del campo se te advierte.
¿Oye, te noto un poco parado últimamente? Ánimo, que el lienzo también es amoroso.
En la entada del 19 de febrero me dijiste:

Un tiesto de plástico es un insulto a la naturaleza y a la vida.
Hermosas fotografías y de Cernuda ¿QUÉ DECIR!!!
Has elegido bien. Un abrazo.


Ya ves, de donde habite el olvido, ¡qué te digo yo! y de la vegetación natural frente a la de plástico ya sabes cual prefiero.

marce dijo...

Lo había estado mirando para una de las fichas de el Verbacum, enverbascar. Un verbo nuevo para mi.
Rico en sinónimos.
saludos.