domingo, 30 de noviembre de 2008

Algazara



Hablemos de oportunidad: prefiero nubes a banderas. Hablemos de lo que pudieron tener de oportuno estas nubes: presagio de frío, exactísima definición. Quizás. Y lo más cierto es que, en ese momento, yo circulaba por allí bajo un entramado de amanecer y emoción. Y éso jamás debe despreciarse en fotografía, cuanto más de la memoria.

Para antes de captar: ¿Qué apreciar como imagen? ¿De qué prescindir? ¿Existe el 'verso' visual para fotografiarlo o lo creamos nosotros? Preguntas.

5 comentarios:

Merce dijo...

Si la despedida de Noviembre fue hermosa, ya no se que decir de la bienvenida de Diciembre.

Hay que ver todo lo que se llega a alcanzar con la mirada, donde se ven las cosas bellas.

Me gusta ese cielo, esas nubes, que bien captas los momentos!

Saludiños.

José de Braña dijo...

En respuesta a tus preguntas, creo que tiene que ver con la compenetración, sabemos el porqué del origen de lo fotografiado o escrito...
Me parece mágico, ¿a qué si?
Extraordinaria, Sofía.

Un saludo.

José

Haideé Iglesias dijo...

En perfecta simbiosis el verso está y el hombre lo ve... sólo después de saber nuestra gran suerte y a la vez nuestra gran pobreza, enocntraremos aquello en el momento oportuno... verso hecho imagén, imagén echa palabras, palabras que impregnan nuestros sentimientos... belleza...
Zen

Araceli dijo...

Viendo esa preciosa foto y leiendo despues el texto... he tenido la sensación que el primer párrafo es en buena medida la respuesta del segunda. La técnica es importante, muchas veces casi imprescindible. Tambien lo son unas bases estéticas, incluso diria filofóficas (sentido y busqueda del mensaje, etc...) Però al final, como tambien pasa en las bellas artes, la literatura, la música... lo que marca la diferencia acaba siendo una especie de intuición que sale de no se sabe donde y que resulta claramente eficaz pero a la vez dificil de medir, de teorizar, de analizar... en resumen, me gustan la emoción de contemplar esas nubes de amanecer.

Inés González dijo...

Preciosa esta imagen, me recuerda a un pintura oriental, con capas finísimas de óleo envolviendo suavemente la trama de la tela, toca lo esencial.
Un abrazo