jueves, 8 de marzo de 2012

ADSL



Nos promocionan con la velocidad las telefónicas. Megas meteóricos para llegar en un plis plás a Nueva Zelanda, por ejemplo. O para tener el mundo en nuestras manos. Y encima nos lo creemos. Pues yo no. Para mí cuenta tanto el pasado como el presente, máxime teniendo en cuenta la certidumbre del futuro que nos espera a la vuelta de la esquina. Triste poste de teléfonos donde las sigla ADSL era inexistente. Ahora que sé lo que esa sigla significa (Afuera de la Sociedad -me permito intercambiar la 'S' y la 'L' para que me cuadre) tomo por metáfora de los tiempos que nos vienen a ese poste. Y lo que nos viene es la ralentización del tiempo por haber ido tan rápido: vamos, lo contrario a lo que ha ocurrido entre ese poste y la fibra óptica.


Escúchenme este tema de un grupo de una tierra de nómadas: Mongolia.


RaaKH II, de Altan Urag de su disco Made in Mongolia

9 comentarios:

Miquel dijo...

pero se me dejó la bakelita....si la bakelita....ud solo ha puesto el aislante de vidrio...pero lo anterior era la bakelita...de color negro...ningún poema a la bakelita....y el nombre me sigue gustando.... salut

XuanRata dijo...

Ese poste marca sobre el camino una hora precisa, una línea de meta que es también la de salida. Yo también para llegar a ningún sitio prefiero ir más despacio.

JosepMª dijo...

Largo camino.
Y reseco.
Pero el cielo es azul.
Y se atisba
un lejano
verde.

Cuando dejemos atrás
este despojo,
cuya sombra
se nos cruza,
tal vez encontremos
nuestro lugar
para vivir
entre los inocentes.

Busco un adjetivo
para esta magnífica
fotografía.
Y se me acude
un adverbio latino:
Indesinenter
(Incesantemente)
Y lo que conlleva:

El poema de Salvador Espriu.

http://www.barnahouse.com/arxiu/textos/3/Indesinenter.txt

La traducción.

http://www.cancioneros.com/nc.php?NM=2592&ID=2

Y la voz de Raimon.

http://www.youtube.com/watch?v=echvJQ9uoOs

Por un futuro decente.
Va por nosotros.

El peletero dijo...

Vivo lejos de las dos personas más importantes de mi vida en este momento, así que doy gracias porque la tecnología me permite estar cerca de ellas. Los instrumentos son siempre neutros, no les demos la culpa de lo que hacen nuestras manos con ellos, esa es también una manera, moderna, de matar al mensajero.

Saludos.

Ventana indiscreta dijo...

Miquel, yo aprendí a hacer carambolas con la baquelita de las bolas del billar. Hasta entonces, ni flores de ese nombre tan amable. Que sepas que me atrevo a tocar la luz con una barra de baquelita.

Ventana indiscreta dijo...

Era prácticamente mediodía, Xuan.

Ningún sitio es el sitio al que llegamos sin el propósito de llegar. Y a fe que nos satisface. El reloj de sol no marca las horas, marca las sombras. Hasta ahora no he visto un reloj digital de sombras.

Un beso.

Ventana indiscreta dijo...

Josep:

se nos ha diseñado un mundo donde la exclavitud no llega por el látigo sino por la tecnología.

Verdad dura la de esos versos de Espriu:

s'ajup sota el fuet
amb foll oblit
de la raó
que té.


La época del ladrido manso no debe volver. No debe.

Un abrazo y gracias por tu contribución a este espacio no exento de rabia y abierto de muros.

Ventana indiscreta dijo...

X, no demonizo la tecnología. Lo que sí demonizo es el olvido de nuestro punto de partida. El ADSL ha contribuido a gestar muy buenas amistades, al menos a mí. Vivimos la época de la inmediatez, hermosa, sin duda, pero la más de las veces convertida en idiotez. ¿Somos conscientes de nuestra excesiva presencia en este 'Gran Hermano'?

Saludos afectuosos y que todo nos vaya lo mejor posible.

El peletero dijo...

Le pido disculpas, me debo de haber equivocado al interpretar mal sus palabras, yo pensaba que sí, que demonizaba la tecnología.

¿Somos conscientes? No, no lo somos, nunca lo hemos sido porque nunca recordamos ese punto de partida. Las pequeñas aldeas también eran un Gran Hermano a escala local.

Saludos también muy afectuosos para usted, eso espero, que todos nos vaya lo mejor posible.