lunes, 28 de septiembre de 2009

270º











Me interesó este hombre por su modo de mirar, por su reposo, por lo que me transmitía.
Le dediqué 270º. 360º ya habrían sido un abuso.


Vicente Amigo me inspira profundidad, reposo y soberbia ejecución.
Escuchen, pasen y vean. Pueden moverse, rodear, completar los 90º si lo desean.

16 comentarios:

Merce dijo...

Todo un reportaje Sofia, eres una gran observadora y con todo lujo de detalle :)

Si, te interesó su forma de mirar, pero es que tu mirada es realmente inquieta y acechante :) Me recuerda, permiteme, a ojos infantiles, siempre descubriendo algo :)

Bicos

Pedro dijo...

¡Que sea la última vez que me fotografías sin mi permiso!

Ventana indiscreta dijo...

Merce:
Sí, es que algo de infantil hay que tener a la hora de mirar, sobre todo el embobamiento (no el descaro), aunque en fotografía siempre hay que ser arriesgado.

Pero desde luego me interesó la bota: su pulcritud.

Bicos, maja.

ybris dijo...

Estupendo.
Y se supone que hiciste las tomas sin ser notada.
Tiene mucho mérito.

Besos.

Ventana indiscreta dijo...

Pedro:

Creo haberte oído lo del bigote y la exención del pelo. Creo que te confundes con otro.

Besazos.

Ventana indiscreta dijo...

Ybris:

Sí fui notada, me imagino. Lo que ocurre es que era más poderosa la presencia de la procesión de semana santa que la mía.

Besos.

manolotel dijo...

Me ha encantado el detalle de la propaganda de Lidl en el transportín de la bici. Podrías cruzarte con alguno como él haciendo cola los jueves en la puerta de esos establecimientos para no perderse las nuevas ofertas.

La mirada es de haber vivido mucho y estar en paz con todo. En contrate, los 270 grados ponen de manifiesto también la vida que bulle alrededor.

Siempre tan amable como incisiva, mi estimada amiga. Un besote

Ventana indiscreta dijo...

Mirada completa es la que tiene el sol que gira alrededor de la tierra: da frutos y sombras. 360º. Ahí los tienes. Lo que tengo claro es la paz para mirar, tiempo aparte. Manolotel, soy más analógica que digital aunque mi cámara sea de estas últimas. Pero en lo del sol soy más de Ptolomeo que de Aristarco de Samos. A mí el sol me rodea, me ventila, me hace tomar unas cervezas. Cuanto añoro un sencillo trozo de panceta de ibérico con una cerveza. La Mancha es muy sobria en ese sentido y saben mirar menos que en el sur. El sol tiene la culpa. Abajo Copérnico.

Besote.(Y sigue.)

Shandy dijo...

Manchega, ese hombre pertenece a una generación perdida, aquella para la que una palabra era una firma. Para él, el final de la noche y el principio del día venía anunciado por el canto de un gallo, el tiempo caminaba a la par de las estaciones, bien delimitadas, con sus correspondientes quehaceres.

Buena serie de secuencias.
Este hombre no ha leído a ningún filósofo. Pero sabe que la vida es tiempo (a él es todo lo que le queda) y ya no tiene prisa. Por eso sabe reposar la mirada y observar desde la periferia.
Un beso completo: 360 grados.

XuanRata dijo...

Pocas personas admitirían que una bicicleta es un buen lugar para sentarse, descansar y contemplar. Y no es fácil convertir sillín en sillón: se necesitan años de equilibrio.

Ars Natura dijo...

Qué bien planchadito llevaba el pantalón de los domingos... jejejeje.

Un saludo.

Rita dijo...

Buena secuencia...

Ventana indiscreta dijo...

Shandy:

Gallega, pertenecemos a una generación perdida, sin rumbo, con prisa, no sé si con escasez de mirada, sí al menos con escasez de escucha. No todos, hasta ahí podíamos llegar.
Y no sólo la palabra era una firma, el chocar de manos también era palabra afianzada. Ahora la palabra, ...¿existe?

360º

Ventana indiscreta dijo...

XuanRata:

Ya te lo he dicho muchas veces: miras la foto, sacas tu cedazo literario y la pasas por él. Entonces haces que la foto reviva una historia, que tenga un complot contigo y que hable el más íntimo de los lenguajes: el que menos se habla y/o ejercita.

Besos, equilibrista.

Ventana indiscreta dijo...

Ars natura:

Sí me fijé. Y tú, ¿te fijaste lo bien lustraditas que llevaba las botas?

La última vez que estuve en los arribes del Duero me invitaron en Mieza de la Ribera a un queso fantástico. ¡Qué recuerdos!

Gracias por tu visita.

Ventana indiscreta dijo...

Rita:

Secuencia apacible.

Besos y gracias por tu visita.