martes, 22 de octubre de 2013

Cabelleras y músculos

.


Descripciones gráficas:

Carretera EX-101, entre los términos municipales de Zafra y Alconera.
El arcén lo ocupan dos carros tirados por caballos. Una extensa familia se dirige hacia Portugal. Ya no baterías eléctricas que dicen que poco contaminan: músculos son los que sí que no contaminan.
En la trasera del segundo carro: dos caballos de repuesto.
Al fondo: el mamotreto de la cementera  Balboa, en el término de Alconera.
Los coches, por muy eficientes que sean, contaminan más que un caballo. Y que ciento trece.
Y lo que más me regurgita (¿se dice así?) la mirada y los ojos: la similitud de los cabellos en cola de la mujer de jersey granate y las crines volteadas del caballo de la derecha.
Mi alegría por seguir presenciando lo analógico.

Javier Perianes y Schubert

(si se entretienen en el vídeo, observarán la multitud de bicicletas al fondo, que poco contaminan.)

P.d. Este pianista onubense es un logro de manos.

5 comentarios:

XuanRata dijo...

Confluyen diferentes vías en esta carretera, espaciales y temporales: comprobamos que lo analógico es casi ya lo anacrónico; pero entonces ¿por qué sigue pareciendo más cierto: también nosotros andamos todavía a caballo entre un tiempo y otro.

Besos.

Ventana indiscreta dijo...

No sé Xuan si lo que andamos es a caballo entre un tiempo y otro. Lo cierto es que, y que me perdonen los asnos, lo que sí somos es un poco burros. Tanta preponderancia estamos dando al mundo digital que prepotente se nos ha vuelto. Viajamos digitalmente, nos comunicamos digitalmente, tomamos café digitalmente. Tan digitalizados estamos que muchas veces pienso si no seremos monigotes de ficción. Imagínate que lo digital falla: no somos nadie. Por eso, imágenes como esa, la del transporte en carro, me hacen pisar la tierra (aunque la suelo pisar a menudo).
Gracias por tu tan afinado comentario.
Besos.

Marga dijo...

Tienes razón, esta imagen puede tomarse entre los dedos, todo lo más digital que puede llegar a ser y para qué más...

Paradójico que el término digital acabe por ser aquello que no se pueda tocar. De ahi mi escepticismo hacia su presencia, el absolutismo de memos en el que nos puede sumergir.

Todo en su justa medida pero siempre perdiendo la cinta métrica, me da a mí.

Un beso con coleta!

(Si estaré mal que había pasado y convencida de que había dejado comentario)

JosepMª dijo...

A pesar del cemento
i de la contaminación,
hemos de recorrer todo el camino.
Aunque sea largo.
Aunque sea tirando del carro.
He pasado dias de dolor.
Me encerré en el alma.
No abría el correo.
No me sentía con fuerzas.
Si sobrevives a los años,
ves morir a los amigos.
Vuelve a clarear el día.
Me aprovecharé
de l@s (poc@s) amig@s
que me quedan

Carlos diaz dijo...

a propósito de la digitalizaciñon, una cosa que dejaron en mi blog:
http://www.youtube.com/watch?v=qwaW6PiQUUA