jueves, 29 de abril de 2010

Tirabuzón

ANÓNIMO

¿Con qué la lavaré,
la tez de la mi cara?
¿Con qué la lavaré,
que vivo mal penada?

Lávanse las casadas
con agua de limones;
Lávome yo, cuitada,
con penas y dolores.

Mi gran blancura y tez
la tengo yo gastada
¿Con qué la lavaré,
que vivo mal penada?






Hay una palabra que por mi tierra se utiliza mucho: chumeto/a. Se suele aplicar a aquella persona muy curiosa pero que no llega al estadio de cotillez morbosa. Y ahora me juzgaréis si yo soy chumeta o no.
No tenía nada que ver con la novia ni con la boda. Ni era la reportera oficial. Eso sí, por mi cuenta y riesgo decidí hacer mis fotos extraoficiales. Decir de antemano que sí conocía a muchos invitados, pues la boda era en mi pueblo.


Y es que de una boda lo que siempre me ha interesado es el tirabuzón: esa lógica espiral del cabello que le aporta elasticidad y hasta un punto subversivo.¡Y anda si es postizo! No lo creo en este caso. Lo cierto es que el tirabuzón está para que te entren ganas de tirar de él y comprobar su capacidad de retroceso ya que las bodas son muy rígidas (menos las de Camacho, en el Quijote): que si el perdón de los pecados, que si el amor eterno, que si el arroz.


Y prueba de la importancia del tirabuzón es el afán de conjuntar al vehículo nupcial (en este caso no era un Citroën sino un Passat azul, esto va por los posibles Watson). Su tirabuzoncito blanco para que te dejen vía libre es esencial.


Al final, cuando la ceremonia concluye y ellos se van, el tirabuzón se entronca con las nubes, se difumina. Es como entrar en una felicidad tipo celeste.
Y comieron perdices.

13 comentarios:

El Desbrozador de Fantasía dijo...

"Lávome yo, cuitada,
con penas y dolores".

Me pica mucho la curiosidad por saber de dónde ha sacado usted este poema que usa un habla que me resulta muy familiar...

Ha sido casualidad pero la duda que me ha surgido me viene al pelo para decir de mi mismo que soy muy chumeto.

Joer... pa mi que poco a poco me estoy volviendo inmune a todo, he visto sus fotos y no me ha salido ni un solo granito, ni siquiera cuando he leido lo de que comerán perdices.

Amando Carabias María dijo...

Creo que deberías vender el reportaje a la familia de los novios o a los novios... Tu mirada es tu mirada, una mirada tan especial que complementa, subraya y enaltece lo obvio, lo evidente, lo que de ordinario forma los famoses álbumes...
Y sí, oye, que dan ganas de tirar, pero lo mismo tenemos un lío...

Amando Carabias María dijo...

A ti y a tus lectores, que sois curiosos y siempre vais más allá, os invito a que echéis un vistazo a un nuevo proyecto que nos ha empezado a ilusionar a un grupo de blogueros, cuyo núcleo es canario, tiene algún añadido peninsular.
Se trata de escribir una novela entre siete personas que no nos conocemos de nada. No tenemos casi nada, eso sí muchísima ilusión.
No me enrollo más está es la dirección http://7plumas.blogspot.com/
o accedeis desde aquí
Perdón por el atraco, si crees que el comentario sobra, suprímelo, porque no viene a cuento. No pasa nada y seguiré visitando...

JosepMª dijo...

_Con qué la lavaré?_
Es una antigua canción española
de autor anónimo,
recogida en el
Cancionero de Upsala (s.XVI)
Montserrat Figueras
la interpreta
de maravilla.
Qué voz!

La secuencia de fotografías,
un hermoso juego de reflejos:
ojos y tirabuzones.

Y el texto,
hoy,
un regocijo:
desde la chumeta a las perdices.

Por cierto,
en las bodas de Camacho el rico,
el bueno de Sancho, pudo _espumar_
hasta...
tres gallinas
y dos gansos!

virgi dijo...

Los tirabuzones se prestan a muchos juegos. Así tus palabras.
La última foto, genial, nos da muchas lecturas.

(antes de lo que colgué ahora, iba a poner una de bodas en Portugal, luego la cambié, sonreí al ver la tuya)

Besos, arroz, sonrisas.

Merce dijo...

Estamos en epoca de bodas, bautizos y comuniones... uy uy uy
es una epoca un tanto peligrosa y no hay manera de hacer tirabuzones con los billetes... mmmmmm

Biquiños

Ventana indiscreta dijo...

La letra la he sacado, señor Chumeto, tras escuchar el tema, buscándola en esta página interesante:

http://es.wikisource.org/wiki/Categor%C3%ADa:Obras_del_Cancionero_de_Uppsala

Me alegro de su inmunidad. ¿A que no se vacuno de la farsa de la gripe?

Me alegra que esté abonado a estas entradas pero no me sea insomne que lo de las cuatro de la mañana es mucho para responder a una respuesta.

Le concedo un beso y no se lave después.

Ventana indiscreta dijo...

Gracias, Amando, sí les pasaré un CD con las fotos que realicé. Pensarán después que cualquiera está a mi lado. Eso sí, les diré que serán retratados como el producto que son: naturales y libres.

Me apunto a tu proxima unión, avísame.

Besos.

Ventana indiscreta dijo...

Josep María: en ese pasaje me imagino el disfrute de Sancho después de comer tanta bellota por indicación de su amigo Quijote.
Me alegro que disfrutes, eres una de las personas en quien pienso (en serio) cada vez que la elaboro. Sé que las desentrañas con gozo.

Un beso.

Ventana indiscreta dijo...

Una de las lecturas puede ser la tormenta que se cernió por la tarde en mi pueblo tras esas nubes.

Lo que no sé es si comieron paella o arroz con carabineros la pareja. Muchas sonrisas azules.
Y besos.

Ventana indiscreta dijo...

Merce: a la economía doméstica si la estiras se puede romper. Haremos de los billetes una 'permanente' en vez de tirabuzones. Así los tendremos para más tiempo.

Batibiquiños.

El peletero dijo...

Estableces unas comparaciones visuales que son encantadoras, con unos poemas que las ilustran perfectamente.

El tirabuzón, una buena metáfora del matrimonio.

Ventana indiscreta dijo...

Gracias Milord. Procuro establecer una linea lo más trabaja posible.
Ahora ya no existen serenos, al menos aquí, en Madrid, pero te aseguro que de existir, sus chuzos serían fotografiados.
El chuzo tambien puede ser una buena metáfora del matrimonio, ¿no?