lunes, 5 de abril de 2010

Cercén





Ya acudí con ciertas reservas al Museo Vaticano cuando estuve en Roma. Pude comprobar la larga cola que no hice al sacar la entrada por internet. Total, 19 euros. Una vez allí me di cuenta que el único interés por preservar un espacio tan delicado como la Capilla Sixtina eran esos 19 ó 15 euros, según se hubiese pasado por la red o por taquilla. Nada más entrar en las galerías del museo se observa la gran colección de tapices del siglo XV a XVII. Principalmente son tapices flamencos de procedencia del taller de Pieter Coecke. Alguna que otra escultura como las que he fotografiado también flanqueaban la entrada a la riada de gente que sólo atendía a un fin: llegar cuanto antes a una Capilla Sixtina donde los alfileres no hallarían ni espacio y donde las pinturas de Miguel Ángel empiezan a sufrir un serio desconche por algún sitio.
¿Y antes de llegar a la Capilla Sixtina qué? Desde luego que la primera estatua no podrá cometer actos impuros y de la segunda diría que buen vino se podría sacar de su racimo oculto. Sí se cómo ha entendido la Iglesia Católica el sexo escultórico. Cabría preguntarles su opinión por el sexo terrenal.
Sobre el sexo de los ángeles no sé que apuntaría dicha Iglesia.

18 comentarios:

Tinta de aterrizaje dijo...

Pase el emparrar lo que estaba expuesto.
Pase el vino si es de calidad.
Pero cercenar es un verbo temible y terrible.

Muy sugerente y atrevido tu blog, Sofía.

JosepMª dijo...

La Santa Madre Iglesia
cerró la puerta del Sexo.
Y sus profesionales
abrieron orificios.
Disimulo.
Discreción.
Secretismo.
Encubrimiento.

Muchas víctimas:
USA.
Irlanda.
Alemania.
...

¿En España no?

(Continuará)

Shandy dijo...

Manchega, el sexo escultórico que muestras es una buena metáfora de como la iglesia entiende el sexo terrenal: cercenado, ocultado, encubierto...Recuerdo aquella tajante sentencia de "Entre santa y santo pared de cal y canto" que el cura decía bajando su mano de arriba abajo como una guillotina (tardé muchos años en entender que quería decir). Pero es que el 6º y el 9º van contra natura y, como bajo sus faldas también está la carne,a ellos les ha salido el tiro por la entrepierna.
Recuerdo "Las hermanas de la Magdalena" y se me revuelven las vísceras. Los más débiles no pueden ni contarlo.
En cuanto a "EL sexo de los angeles", te remito a un breve relato de Benedetti que se recoge en "Despistes y franquezas". El uruguayo lo entiende de forma muy poética:
"Cada vez que Ángel y Angela se encuentran en el cruce de dos transparencias, empiezan por mirarse, seducirse y sentarse mediante el intercambio de miradas, que, por supuesto, son angelicales. Y si Ángel para abrir el fuego dice "Semilla", Ángela para atizarlo responde "Surco". Él dice "Alud" y ella tiernamente "Abismo". Las palabras se cruzan vertiginosas como meteoritos o acariciantes como copos, Ángel dice "Madero" y Angela "Caverna"...
http://www4.loscuentos.net/cuentos/other/2/4/156/

El Desbrozador de Fantasía dijo...

Hola, Ventana. Sí, está claro que la única cola larga era la de la entrada...
Sobre sexo la iglesia no apunta, escribe tratados enteros... y hay quién no solo los lee sino que se los cree....


Gracias por tu visita y la que le has echo al Sr. Delatorre, creo que has sido de las pocas personas que han cometido la osadía de seguir mi consejo, espero que te haya gustado lo que has encontrado.

alicia dijo...

Y qué decir de la obra encargada al pintor desde entonces llamado Il Braghettone para que cubriese las "vergüenzas" de las figuras del Juicio Final...

Amando Carabias María dijo...

Alguna vez tenía que ser.
Se dice, ya sabes, dime de lo que presumes... O, por la boca muere el pez...
Pues eso.
Ellos lo han querido. Ellos han cavado su propia tumba. Esto sí les va a hacer daño.
Es patético, toda la vida preocupándose por poner hojas de parra, paños de pureza, cercenando ciertos apéndices, sólo para decir lo que todos sabíamos, que unos cuantos (no a todos, también lo quiero subrayar)han utilizado el oscurantismo para desarrollar su perversión
Que en España haya habido o no historias de este tipo, se verá. Pero quizá menos, porque aquí los ángeles siempre han sido mayores de edad.

Merce dijo...

Odio las aglomeraciones, no puedo, me superan. Me gusta estar en un lugar con calma, tranquilidad, a mi aire, sin prisas ni excesiva gente, pero claro, hay lugares donde es inevitable. Ni te cuento como estaba la playa de las catedrales este jueves santo... claro que, todo el mundo tiene derecho a visitarla, igual que la sixtina, pero uffff es apabullante, estresante, horroroso... pierde el encanto totalmente.

Biquiños

El peletero dijo...

Las “partes” salientes siempre son las más delicadas y frágiles, brazos, dedos, narices y penes se rompen con facilidad, no así bocas, anos y vulvas que escondidos preservan su integridad.

Saludos.

Ventana indiscreta dijo...

Elisa, sobre todo el vino, con buen grado y de buen grado. No es que sea atrevida. Creo que deberíamos hablar de atrevimiento en otros contextos. Ésto del cuaderno es puro divertimento.
El tuyo es muy delicado, creo.

Ventana indiscreta dijo...

To be continued, decían las series.
Los cerrojos en la Iglesia son de buen hierro y mejor forja.
Te hablaré del libro, te lo prometo. Casi hasta me siento avergonzada. ¿Me disculpas, Josep María?

Ventana indiscreta dijo...

Gallega: y Ángel puede decir 'Tórculo' y Ángela 'Plancha'. Hay quien dice que el sexo sienta como Dios. Y el sacerdocio con Dios. Y así llegamos a la estampación de la carne.
Qué buen humor tuvo siempre Benedetti. Gracias por el relatín.

Ventana indiscreta dijo...

Desbrozador:
Ya sabes si bienaventurado te propones: dichosos los que sin leer creen.

Si doy mi palabra la cumplo, aunque sea tarde.

De los cuadernos propuestos, el mejor, sin duda:

http://mentirasysucedaneos.blogspot.com/

y de mentiras tiene poco.

Ventana indiscreta dijo...

Vamos, Alicia, que Daniele da Volterra pegó un 'braguetazo' al recibir la órden de poner taparrabos a todos aquellos del Juicio Final.

Así triunfa cualquiera.

Ventana indiscreta dijo...

Amando, cómo te lo tomas. Como dice Benedetti, a ti Ángela te dice 'Iglesia' y tu dices 'Espanto':

http://www4.loscuentos.net/cuentos/other/2/4/156/

También he oído a ellos eso de, ya sabes, dime lo que tienes y te diré de lo que no careces.

Besos.

Ventana indiscreta dijo...

Merce, en serio, ya me conoces un poco la forma de pensar: prefiero las catedrales de pizarra y el océano Atlántico a las catedrales orientadas al este. Yo las reconvertiría en centros sociales, bibliotecas, etc... Vamos, en algo lúdico. O en apartamentos para aquellos que carecen de vivienda.

Soluciones habitacionales, más o menos.

Ventana indiscreta dijo...

Hombre, Peletero, ya se que no tienes pieles en la lengua y, además, eres elegante y claro.

Pero dentro de todo este ámbito oscuro en el que nos movemos sí se 'rompen' anos. Y no soy vulgar, soy real y no me gustan nada las pieles. Bueno, sí me gustan, pero puestan donde están.

El Desbrozador de Fantasía dijo...

Totalmente de acuerdo con usted signorina... nunca he dudado de su palabra...

Uno de los comentarios que ha dejado usted en el rincón de Ups!!! hablando de lubricantes me ha confirmado mi teoría de que los poetas y aficionados a leer poesía tenéis una sensibilidad especial y habláis otro idioma... Yo jamás entendí esa entrada de Ups...

Tenga usted un feliz viernes.

Alfredo J. Ramos dijo...

Buenos disparos. En la experiencia estabular(ia) de la visita a la Sixtina, al margen de la propia capilla (que las muchedumbres acabamos convirtiendo en una antesala infernal), una de las experiencias más gratificantes (y raras) es poder observar uno de los retratos de la serie «Inocencio X» de Bacon apenas disimulado en una de las salas dedicadas al arte contemporáneo. Es, me parece, una de las pocas "criticas (siquiera) artísticas" que la Iglesia se ha dignado a admitir. Por lo demás, cercén (físico) con cercén (mental) se paga. A la vista está.