martes, 19 de enero de 2010

Cuello


Estas dos perras conviven juntas aunque no lo parezca. La pastora es más vieja. La vejez es un grado, hasta cierto punto: en los perros hasta que uno es claramente mayor en volumen. Esos dientes son el aviso de mando. Unas míseras empellas (pellas de manteca) fueron el origen del aviso. 'Eh, que aquí mando yo'. Y la mastina como quien oye llover. El remate fue una pelea de feroces segundos hasta que el amo las separó. No anduve fina porque estaba cerca y me asusté pero os puedo asegurar que la mastina tenía cogida a la pastora por el cuello. El cuello, ese lugar tan sensible, tan irrigado.

Ahora propongo una visión de la foto como metáfora tras la escucha de esa hermosa canción de Marea titulada 'Pan duro'. Pertenece a su trabajo :'Besos de perro'.





Marea, 'Pan duro'

Arrugas que son surcos con retoños tiernos,
livianas como son los fardos de cargar los sueños
que tragan ruedas de molino y se les ven todos los huesos
,que saben que sus años tienen más de cuatro inviernos,

silencio por el techo, por los platos llenos,
silencio bañado en sudores de los jornaleros,
el sol lo han hecho sus jirones,
que saben lo que vale un beso,
que no quieren llevar los nombres de sus carceleros,

¿qué saben las tripas de puños cerrados?,
saben que las riegan los amargos tragos,
saben todo y más de tenerse en pie,
de la soledad,
saben porqué está siempre duro el pan,

monedas de tan sucias tan desdibujadas,
odioso tintineo en manos encalladas,
y son las patas de sus mulas
si el látigo se llama hambre
las dueñas de caminos que no son de nadie,

cerrojos al antojo de la poca hondura,
abiertos para dar paso a las herraduras
que dejan huellas que los guían para volver a desquitarse,
para no tener que rasgarse más las vestiduras.

8 comentarios:

Evaasecas dijo...

Increíble que el dueño pudiera separarlas. Son preciosas las dos.
Te vi en la casa de Amando y escuché y leí lo que pusiste allí, así que por aquí ando, leyendo y escuchando.
Un saludo.

Merce dijo...

Me dan mucho miedo los perros cuando se ponen asi. He tenido en mi finca, distintas razas, mastin, pastor aleman, gran danes. Si habia alguna pelea lo mas practico era separarlos con un manguerazo de agua jajaja, no les gustaba nada, pero me horroriza verlos pelear y cuanto mas, me asusta meterme en el medio y separar...

Bicos

Amando Carabias María dijo...

Esos colmillos saben bien por qué está siempre el pan duro y también saben que sólo le quedan las sobras.
Las peleas de perros me acongojan y si en medio a un mastín, tienen que ser tremendas.
A los mastines sólo les hace falta mirar. Me encantan los mastines, aunque nunca tendría uno.

alicia dijo...

Admiro a los perros insumisos, valientes, que sacan colmillos si apalean su dignidad aunque tengan mucho que perder. Los otros, los mansos, los que agachan la cabeza y regresan al amo que les castiga y alimenta de pan duro, a esos trato de salvarlos.
La música, como siempre, inspiradora.
Un abrazo

JosepMª dijo...

Perro fiero.
Perro manso.
Perra vida...
A veces el collar aprieta.
A veces se lleva acomodado.
Depende de los Amos,
y hay variedad.


¿Por qué se pelean entre perros?¿Por qué no muerden al Amo?
Al cuello...

virgi dijo...

Recuerdo de pequeña tener pánico a esas peleas de perros.
La canción me ha gustado mucho.
Difícil responder a la pregunta...

ybris dijo...

La vejez es un grado pero la fuerza manda.
Más que metáfora es explicación de lo que sienten los jornaleros que saben por qué siempre está duro el pan.
El suyo, claro. No el de sus carceleros.

Besos.

mateosantamarta dijo...

Separé una vez a dos perritas - pastor alemán- de dos amigos. Lo conseguí a pesar de un taladro en la mano: las dos me querían. Un saludo.