martes, 27 de diciembre de 2011

Tipos Infames



La casualidad. No fue casualidad que yo fuera a ese espacio donde los libros, el buen café, el exquisito vino y el formidable ambiente se reúnen a raudales. Ya había leído algo en la prensa. Y me faltaba ir. En la pequeña calle de San Joaquín se encuentra este espacio. Para mí es un bello espacio, aparte de librería y vinoteca. Casualidad sí fue que ese señor se parase frente a su escaparate, casualidad que entrase, casualidad que lo pillase fumando frente a un hermoso álbum ilustrado de Pepe Monteserín Corrales titulado LA CASUALIDAD. Sin querer, de casualidad, se ha dicho siempre. A veces te encuentran sin tú querer, de casualidad. Una huida nunca es casual.
Pero vayan a ver a esos tres jóvenes emprendedores infames.
La dirección y página web aquí:

TIPOS INFAMES

Solv, de Sinikka Langeland de su disco Starflowers

8 comentarios:

Inés González dijo...

Te quedaron geniales las fotos Sofía, pero miraste bien qué hay en las ventanas de enfrente?
Un taller de grabado tía! fijate en la prensa vertical, y los botes de tinta, y las P/A en la pared.
Cómo no lo vimos!
Habrá que volver.
bsss

Inés González dijo...

He vuelto a mirar las fotos, y en la primera está una mujer junto a un cacharro con rodillos y pinceles.
Todo se disgrega frente a la imagen del caballero en primer plano, atento a su calada profunda, para exhalar a todo pulmón el humo en la segunda.
Sigo cavilando qué taller será...

Miquel dijo...

Pués no deberían a limitarse solo a la prensa del fondo, sino al suculento libro que está enfrente ustedes, La acabadora...Y es cierto, el libro da para mucho, no se lo dejen perder...Salut

Carmen dijo...

una sale una noche de copas y se toma un vino con un "tipo infame", que de casualidad o no se junta con dos tipos infames y emprenden esta hermosa aventura

una llega a esta ventana indiscreta, de casualidad o no, de un another world y de un salto a lomos de un saltamontes herido de muerte

una se queda inmersa en Solv concentrada en esa toma intermedia, con la casualidad llamando la atención, en ese gesto de humo hablando. Digo humo hablando porque si fuese la toma de una película de una escena de total silencio, ahora, coincidiendo con ese preciso momento es cuando una voz en off diría una frase certera, una frase que coincide con el pensamiento de este hombre de ceño fruncido y, de casualidad o no, alguien que estuviese al acecho lápiz en mano anotaría para no olvidar tan certera sentencia

una huida nunca es casualidad

un beso infame Sofía

Ventana indiscreta dijo...

Inés:

Te remito a lo encontrado por Google que, al parecer ser, esas encuadernaciones tienen conexión con la sangre azul:

BEATRIZ MORENO DE BORBÓN
ENCUADERNADORA



Hace 7 años que lleva en el mundo de la encuadernación. Tras estudiar en London College of Printing y Francia, regresa a España donde funda la Escuela de Encuadernación Beatriz Moreno de Borbón. Es nombrada la mejor Escuela de Encuadernación en la Bienal Reliure de Paris durante los años 2007 y 2009. Acoge en la actualidad a cerca de cincuenta alumnos de todas las edades, condiciones y perfiles, entre los que se encuentran empresarios, artistas, jubilados, amas de casa...Ella como responsable asegura: ”hacemos terapia de grupo y disfrutamos con nuestra trabajo”.
Escuela de Encuadernación Beatriz Moreno de Borbón:
C/ San Joaquín nº 4- 28004 Madrid


Volveremos, Inés.

Ventana indiscreta dijo...

Miquel, tomo nota del libro de MICHELA MURGIA. También del libro de JULIO LLINAS, Querida Vida.

Ya te contaré, Miquel. Salut.

Ventana indiscreta dijo...

Carmen:

Se dan tan pocas (y buenas) casualidades puras (claro que si es casualidad es casualidad, vamos que no hay casualidad impura). Aprovechémoslas siempre que vengan.

Un beso, afamada.

Shandy dijo...

Vinos, libros y café...Claro que no fue casualidad que tú y la niña Negra os dejarais caer por la librería.
Me gustan las expresiones del tipo,sobre todo el regocijo de la segunda. Y las tres fotos, muy cubistas.
Yo no tomo nota... porque me apuntaría también los cuentos de Maupassant. y no me llega el presupuesto.