viernes, 2 de diciembre de 2011

Humo



Tratado incompleto:

De cómo la mímesis se convierte en humo.


Paradise, Vieux Farka Touré de su disco FONDO


10 comentarios:

manolotel dijo...

A través de estas fotos y de los comentarios que han suscitado en el post anterior me ha venido a la mente un lejano paisaje que había permanecido solapado entre los pliegues de mi, por otra parte, inconstante memoria.

En mi antiguo barrio, pasando el Campo de las Cabritas, había una verja y pasando la verja, a la izquierda había una curtiduría cuyo inenarrable mal olor impregnaba la ropa con solo pasar cerca de allí.

Había un peletero que nos llamaba para gastarnos bromas y los chiquillos salíamos corriendo. Daba miedo pasar por allí cuando caía la noche.

Años después, él Campo se transformó en una urbanización y en aquel lugar pusieron una caja de ahorros que a mí, personalmente seguía produciéndome cierta inquietud.

Buena mirada y buen objetivo, amiga.

Besos gordos

icaro dijo...

me quedé con la metáfora de la mímesis y no investigué, aunque no hubiese adivinado de qué se trataba

entre tanta uniformidad me alegra ese gorrito de color

no quiero ni imaginar el olor y me quedo con la música

JosepMª dijo...

Éstas, son de tus mejores fotos.
Dan para comentario largo.

Ambas destilan amargura.
La primera, más feroz.
(por entrañable que te pongas)

Pieles de carneros.
Y de obreros.
Pies y manos curtidos.
A pesar de las botas desmedidas
y los guantes.
Y el cigarrillo
para soportar el hedor.

Sí, son sacos de lana...

Hoy siento un afecto especial
por tu blog.
Tu manera de hacer mirar.
Un abrazo.

Shandy dijo...

Mas áspero y penoso de lo que imaginaba el paisaje de lo-s invisible-s.
Excelentes fotos.

Tomás Rivero dijo...

Me gusta más el padre.

Besos.

Ventana indiscreta dijo...

Gracias por estirar esos pliegues de la memoria, Manolotel.

Prefiero el olor a pieles y pellejos que al del ambientador reinante en un banco.

Besotes.

Ventana indiscreta dijo...

Por las fechas en que fue hecha esa foto y por el frescor no estaba demasiado estirado el olor. Pero el verano y los microorganismos hacen del lugar una bomba (fétida).

Tu que vuelas, sobrevuela.

Ventana indiscreta dijo...

Josep: de lo que sí habría que hablar es de las condiciones higiénicas y laborales de los que allí trabajan. No es que sus rostros estuvieran machacados, asomaba cierta relajación. Me contaron que ya había curtidurías industriales. Esto está en Fez y funciona como retórica turística. Pero a mí me gusta ir más allá de la retórica: las condiciones de trabajo un poco más saludables.

Ventana indiscreta dijo...

Shandy:

la lana no es tan áspera. ¿Nunca te juntaste junto a unos mansos borregos?

Besos.

Ventana indiscreta dijo...

Buen fisonomista eres, Tomás, que sin verle la cara has adivinado el parecido y la filiación.

Besos.