martes, 20 de diciembre de 2011

Crisantemo



No es ningún crisantemo esa bici quieta.
Es una dama, una fijación del sol.
Lleva siempre como dote caminos, asfaltos,
y no se casa con nadie.
Si alguien la pedalea, anda,
si alguien la frena, para.
Puede ser un geranio, un jardín, un rincón,
un vencejo cuesta abajo,
un sapo cuesta arriba,
un animal dócil o una vieja llena de cabriolas.
Pero, sobre todo,
no es ningún crisantemo.


Gran blues este que vais a escuchar. No os perdáis ese instrumento de cuerda que chilla como una golondrina lenta

Ai Du de Ali Farka Toure con Ry Cooder de su disco Talking Timbuktu

18 comentarios:

Carmen dijo...

nada dice de crisantemos la Storni pero habla de caricias y de peñascos ...y de almas desnudas

...alma que puede ser una amapola,
que puede ser un lirio, una violeta,
un peñasco, una selva y una ola.

Alma que como el viento vaga inquieta
y ruge cuando está sobre los mares
y duerme dulcemente en una grieta...


...Alma que a ratos suelta mariposas
a campo abierto, sin fijar distancia,
y les dice: libad sobre las cosas.

Alma que ha de morir de una fragancia,
de un suspiro, de un verso en que se ruega,
sin perder, a poderlo, su elegancia.

Alma que nada sabe y todo niega
y negando lo bueno el bien propicia
porque es negando como más se entrega.


ya ves Sofía, de crisantemos nada de nada



me voy a quedar deleitándome con el trajín que se traen esta mañana las golongrinas, el frío no hace mella en ellas y van dando tumbos de norte a sur chillando lento

Tomás Rivero dijo...

Repito:
¿Podemos enlazar nuestros blogs un poco más, hasta sincronizar nuestras músicas?

Un beso, entrañable.

Miquel dijo...

bien...

Shandy dijo...

Una vieja coqueta llena de cabriolas, un correbelairas, un saltaparaños... Es chulísima, no le falta detalle, portaequipajes, ring-ring, foco de luz y hasta falditas... En esta montaban tres, el niño en la barra y la parienta de medio lado. Para coleccionistas. De las que que duran y duran, como la del tío Perico. Hasta el ferruxe le sienta bien. Pero no le vendría mal una manita de pintura.
(Cancilla: me recordó a la del cementerio de Sanfiz. Tal cual, niña, con cadena y candado por las noches. Protegen a os muertos de los vivos: infantes que saltan la tapia)

amparito dijo...

Me recuerda a la de mi padre que todavía usa mi hermano. Con la mejor dínamo, más luminosa, que he visto en la vida...
Que cambio a peor... ahora, en los talleres de bicis, te dicen que te pongas una de pilas... ¿adonde vamos a llegar?
Besos andando en bici

XuanRata dijo...

Qué bien le va esta luz a esta bicicleta, hechas la una para la otra, ese color oxidado, tan tenue.

JosepMª dijo...

El derecho de propiedad
siempre ha sido
(es)
contundente.
Porque sus fundamentos
son sólidos:
Cadena.
Reja.
Muro.
Etc.
Etc.
Etc...

manolotel dijo...

...un geranio, un jardín, un rincón,
un vencejo cuesta abajo,
un sapo cuesta arriba,

...Una canción.

Bonito y evocador post, como tantas veces, realzado por una música, esta, que desgarra el alma.

Con una bici como esta (parece una BH)con su trnsportin y todo, iba yo diariamente al Instituto cruzando media Sevilla. Entonces no habia carriles bici, pero tampoco había tanto tráfico como ahora.

En otros lugares, el crisantemo es una flor alegre, aquí es luctuosa y me recuerda que esta tarde tengo que cumplir por el padre de un familiar.

Besote.

Elena Román dijo...

En bici se pedalea, en crisantemo se petalea. Pero viajar de las dos maneras es muy refrescante.

Ventana indiscreta dijo...

Carmen, yo, de haber sido la Storni, tendría el alma desnuda reencarnada en un girasol. Por mi tierra siempre se sembraron muchos durante años para pipas, de consumo directo, no para aceite. Y me gusta el crisantemo simplemente por ser una flor dura de pelar, por ser la última en estar florecida y aguantar los hielos.

Las golondrinas son filos de navaja en el aire.

Ventana indiscreta dijo...

Creo que ya me tienes enlazada en tu blog, Tomás, ¿no?

Soy fidelísima a tus blues, sigo tus rastros.

Besos, ubérrimo.

Ventana indiscreta dijo...

¿Sólo bien, Miquel?

Una abrazada.

Ventana indiscreta dijo...

Y sobre todo tiene un asiento apropiado para ti, para que no se te acabe hincando la rabadilla en el ferro, que sabes que los asientos, hoy día, son extraplanos, extrafinos, como las compresas, vamos, asientos nada comprensibles.

Un beso, touraficionadadelRATOydemás costiñas.

Ventana indiscreta dijo...

Pi, no sé si te habrás dado cuenta pero esta bici tiene un contrato como los de las placas solares: genera energía y se la vende a Fenosa, pues la bici nada gasta en alumbrado, tiene un luz soberbia, la del sol, la mejor, la que mejor detalla las sombras.

Lo malo es que algún día no existirán ni talleres. A la menor rotura, se cambia todo el producto.
Pero te puedo asegurar que en Marrakech si funcionan los talleres y no se desperdicia ninguna pieza.

Un beso.

Ventana indiscreta dijo...

Xuan, la luz no podía ser la mejor: al amanecer, sol amarillo anaranjado, como la tierra de Marrakech. Y la quietud de la bici fue la mejor, mientras otras andaban. Fue una bici obediente.

Un beso.

Ventana indiscreta dijo...

Josep, la cizalla y el derribo son tan contundentes como el derecho a la propiedad. Desgraciadamente, las penas privativas de libertad son tan contundentes como ese derecho.

¿Quién tiene más que quién y por qué?

Abrazos, alma justa y necesaria.

Ventana indiscreta dijo...

Manolotel, el crisantemo es una flor. Nosotros somos los tristes; o los alegres.
No se hacer poemas que no sean canciones, para con organillo, si se puede.

Y ya sabes, las bicicletas no solo son para el verano.

Besotes.

Ventana indiscreta dijo...

Pues yo, Elena, si no tengo ni flor ni bici pataleo, y me quedo tirada en tierra. Andar me resta.