lunes, 7 de noviembre de 2011

Zanjar

Si has de venir, ¿por qué no vienes ahora?
Te espero, me siento sin fuerzas.
he apagado la luz y he abierto la puerta
para que entres pura y extraña.

De su poema 'A la muerte', Anna Ajmátova, de su poemario RÉQUIEM




Si me rebelo más allá de la cordura es cuando hago un poema.
Ahora, por ejemplo, estoy en ese punto, donde la raíz me sujeta a medias.
Justo para poder decir que mi mitad esta viva y mi otra mitad en el aire.
Sé que soy un paisaje extraño y sé lo que es zanjar un asunto.
Zanjar de raíz es cortar, sanear. Zanjar de raíz, en un árbol es morir.
Morir es una palabra muy apreciada, no conviene que se nos escape.


Requiem, Altan Urag, de su disco Made in Mongolia

11 comentarios:

Miquel dijo...

me gusta ¡¡¡

El peletero dijo...

Noviembre, el mes de los muertos, a unos los queman y a otros los entierran con lo sencillo que sería dejarlos como están, quietos.

Shandy dijo...

Eu cacheaba tódolos segredos
das miñas mans baleiras
porque algo foi que se me perdeu no Mar
alguén que chora dentro de min
por aquel outro eu
que se vai no veleiro
para sempre
coma un morto
co peso eterno de tódolos adeuses.


(Cambia "Mar" y"Veleiro" por otros sustantivos)

"Caemos entonces en la cuenta de que lo que realmente habríamos perdido en el camino es algo de nosotros mismos. Nuestro propio yo habría cambiado, lo que es como decir que el yo anterior habría muerto. Se trata, señala Proust en A la sombra de las muchachas en flor, de "una muerte seguida, es cierto, por una resurrección, pero en un yo distinto, cuya vida y amor están fuera del alcance de aquellos elementos del actual yo que están destinados a perecer...".

De tal manera que cuando se van, cuando los perdemos, cuando desaparecen de nuestras vidas, se llevan con ellos algo sustancial, básico, de nuestra realidad personal. Su muerte es nuestra muerte o -si es nuestra la decisión de terminar con ese vínculo- nuestro suicidio ".
Manuel Cruz

http://www.elpais.com/articulo/opinion/querre/siempre/elpepiopi/20100605elpepiopi_4/Tes

manolotel dijo...

Zanjar, extraña y evocadora palabra.

Tiene correspondencia con secar, cortar.

No, en cambio, con zarpar, palabra marinera que significa partir; pero no de cortar, sino de moverse,cambiar.

Hay en la voz de este poema prosado vocación de permanencia.

La raiz aún mutilada sigue llevando savia hacia las ramas para el nuevo y repetido milagro de la vida. Por eso hay que tener buen cuidado de no rodear todo el árbol con la zanja.

Y a esa palabra que se te ha escapado no hay que tenerle miedo. Solo a la idea.

Un besote, Sofía.

JosepMª dijo...

Zanjar es un verbo tremendo.
Morir, no.

Ventana indiscreta dijo...

Dime la verdad, Miquel, ¿hay algo que no te guste de lo que hago? Dímelo si fuera así, ¿eh?, no me mientas.

Ventana indiscreta dijo...

Peletero, al menos disecados. Fíjate, al pariente que ya nos tenía hasta el moño sacándole burla mientras comemos un buen lechazo. Es que tienes unas cosas. Yo optaría por una ubicación en el puro campo, con una ligerita capa de tierra.

Ventana indiscreta dijo...

Shandy: también ed de Catro a catro este trozo de poema:



ADEUS

Entre a calima
transpondo o meu ollar
esquivouse o velame.
Deixounos a baía
chea da súa ausencia
e a mañá sen perspectiva.

Agora en terra
arredado de min mesmo
por un océano de singraduras
o vento da Ría
vai virando a folla de cada emoción.

Ventana indiscreta dijo...

Manolotel: no se contempla zanjazo sí , en cambio, zarpazo, muy cercana a zanjar. Probablemente la diferencia estribe en la sutileza de las manos que lo ejerzan.
La muerte siempre es un estruendo silencioso.

Besote, Manolotel.

Ventana indiscreta dijo...

Josep María:

Morir es un verbo natural.
Zanjar es un verbo artificial.

Carmen dijo...

a veces parece que lo natural se debe asumir como bueno por ser natural y según como sea el morir(natural) y sea como sea el parir (también natural), son una bestialidad

lo digo yo, que he optado por parir dos veces sin aditivos ni ná, de forma natural

suenan bien los mongoles éstos