lunes, 3 de octubre de 2011

Vitruvia

Recuerdo un anuncio de esos de limpieza donde se decía: el algodón no engaña. Y recuerdo otro similar donde no se decía pero se veía: el ladrillo sí engaña. Podríamos pensar que estamos ante un túnel sin salida, como algunas personas auguran. Para algunos políticos, la salida está lejos, pero llegaremos. Y para otras personas, yo por ejemplo, estamos ante un gran colector, de mierda, financiera, sin escrúpulos, donde nos harán cagar a todos. Así, por ejemplo, la poesía sobrará. ¿Y a quién coños le interesa/rá la poesía?

No os penséis que me enfangué al hacer la foto. Me puse cual mujer de Vitruvio según los cánones del maestro Da Vinci. El exceso de bienestar será sin duda un debate inmediato. También será debate el punto final, ese en el que las líneas que son paralelas parten como si no lo fueran. Estoy entre hacer un poema o irme a cagar, canta afortunadamente Daniel Higiénico. Haré un poema y cenaré poco, pronto hallaremos el lleno absoluto. Depuradoras,....ar.

Exceso de bienestar, de Daniel Higiénico, de su disco Rebelión de los niños con problemas emocionales.

4 comentarios:

Miquel dijo...

No lo había escchado nunca ¡

Ventana indiscreta dijo...

Por aquí, por Madrid, si suele ser habitual este cantante con letras claras y sin concesiones y con unos músicos realmente buenos. Pero creí que me ibas a decir que nunca habías estado en ese lugar.

Saludos, Miquel.

JosepMª dijo...

Hay que barrer.
Hay que desatascar.
Hay que desinfectar.
Hay que desalambrar.

Yo sí conocía la obra de
Daniel Higiénico
y su grupo.

Desde cuando cantaba:

http://www.youtube.com/watch?v=oqcmgMBq0oo

Ventana indiscreta dijo...

Tener los pies en la tierra, dice Daniel. A mí tampoco me afecta la luna llena. Es más, la prefiero nueva, salir al campo y que se me agranden las pupilas. Toda la luz así de golpe para volverse loba... como el Daniel...

En mi barrio ya sólo barren la mitad de los que lo hacían antes. La gente sigue ensuciando aún más.

El atasco será monumental.