viernes, 28 de octubre de 2011

Debate



Ningún titular. El juego entre el orden de la gente. Ninguna red. El gol pasando el límite de un espacio físico. Sin césped. La hierba afanándose en cualquier rincón. Los suplentes alientan fuera del banquillo. El balón como único repuesto. El fútbol como único debate en la plaza. Una moto cruza. Otros reposan. El árbitro no existe. La tarjeta roja es imberbe. Nadie se levanta la camiseta para celebrar el gol. Allí, la noche se practica casi a oscuras. Al día siguiente.


To the Evening Child de Stephan Micus de su disco homónimo

3 comentarios:

Miquel dijo...

el futbol es ansi ¡¡¡

JosepMª dijo...

Sólo son niños.
Con el tiempo aprenderán.
Tendrán tarjetas
Rojas.
Amarillas
i de crédito.
Y camisetas y bandos.
Y sueños.
Y pesadillas.

Carmen dijo...

me gusta mucho la música que has elegido para este debate Sofía

me la he puesto a volumen alto mientras debatía conmigo misma (siempre lo estoy haciendo) deambulando por la casa


yo tengo la sensación de que en ese escenario tan peculiar pocas personas van a lo mismo, que cada uno está con sus pensamientos, ni siquiera los niños que están jugando están inmersos en el juego, no creo que el fútbol sea el único debate en esa plaza Sofía, pero creo que hay dos seres que están escuchando este To the Evening child

uno es el hombre que esá sentado en la escalera, el otro es el árbol de la izquierda

besos