sábado, 30 de abril de 2011

Jeroglífico

¿Dime por qué?

Solución....


Tell me why, Tony Joe White, de su disco 'The shine'

14 comentarios:

amparito dijo...

Porque no sabemos vivir sin pincharnos ni pinchar?
La verdad es que no se inglés, ni me gusta tony Joe asi que me quedo con mi propia solución
Mi solución ante el problema de las alambradas es sencillamente no ponerlas
Ves, Sofía, que facil lo arreglo yo todo

Besos sin alambradas de por medio

Ventana indiscreta dijo...

Amparito:

La solución, si es que la hay, la aporta cada uno a lo que crea. La canción la he puesto por la similitud del título con mi pregunta. Yo tampoco sé inglés pero algo entiendo. Sé de sobra que no te gustan ni las alambradas ni los egos. Detrás de un mundo alambrado hay muchos egos y muy peligrosos. Yo tampoco las pondría y las que hay las cortaría al rape.
Las alambradas no son nada más que incertidumbres ante la vida.

Besos, Pi.

Inés González dijo...

No es raro que en soledad alguien nos hable...aún desde las duras advertencias, por que qué otra cosa es una alambrada, sino una dura advertencia?
Y esto referido no sólo al campo político, económico y racial, también en el afectivo las púas son una demoledora advertencia.
Todos tenemos púas, algunos en estado de alerta continuo, otros escondidas bajo las uñas y la piel, pero siempre están, malas o buenas forman parte de un sistema defensivo, de protección y miedo.
No somos máquinas, somos más débiles de lo que creemos.
Gocemos por lo tanto con este grande Tony Joe White que nos amansa de púas y alambradas con su voz rota mientras repite sin cesar "Díme por qué?, díme por qué?" y olvidemosno de soluciones bizantinas.

Shandy dijo...

Porque tenemos miedo, miedo a lo que ignoramos, pero también a lo que conocemos.
El miedo paraliza y resta libertad, pero también es un necesario instinto de supervivencia. La cuestión está en como administrar nuestro miedo...

Al corazón del amigo:
abre la muralla;
al veneno y al puñal:
cierra la muralla;
al mirto y la yerbabuena:
abre la muralla;
al diente de la serpiente:
cierra la muralla;
al corazón del amigo:
abre la muralla;
al ruiseñor en la flor…ABRE LA MURALLA!

El peletero dijo...

Es una metáfora visual que termina en sí misma, como un arma, le falta polisemia, pero bien podrían ser unos pájaros en unos hilos o un pentagrama deshilachado de una música olvidada, una ruina sonora.

jg riobò dijo...

Barrera.

manolotel dijo...

Las alambradas, como los barrotes, suelen ser peligrosos por ambivalentes: defienden, pero también cercan. A lo mejor la incertidumbre viene de eso. Salir o no salir: he ahí la cosa.

A propósito de alambradas y barrotes, ahí va un cuento ecológico/ficción que toca el tema de refilón (y sin haberlo pensado me ha salido un pareado).

Pues érase que en la Era espacial, unos exploradores terrícolas se perdieron en los bosques de un planeta desconocido y muy avanzado. Hacía tanto calor que tuvieron que desprenderse de las ropas y así los encontraron y apresaron los Guardianes de los Bosques que pensando que eran una especie nueva los llevaron a los científicos que dictaminaron que se trataba de "Raros Animales Gritones" y los llevaron al zoológico protegidos por densas alambradas para evitar que el público les hiciera daño.

Los terrícolas terminaron acostumbrándose a aquel lugar pero se aburrían soberanamente. Un día uno de ellos consiguió cazar a un animalejo parecido a un "Ratón Saltarín". La hicieron una jaulita con palos y unas lianas y se pasaban todo el rato contemplando los saltos y grititos del Saltarín. No pasaron ni 24 horras (equivalentes a 18 horas de la Tierra) para que los científicos fueran avisados de tan extraño comportamiento. Inmediatamente los sacaron de allí, les dieron ropa y a base de signos se comunicaron con ellos:

"Solamente los seres dotados de inteligencia son capaces de construir jaulas para otros animales por simple diversión" - Dijeron.

Un beso preso.

Ventana indiscreta dijo...

Inés:

cuando transcurre el tiempo las púas se oxidan. En teoría, con el tiempo las púas se vuelven motas. Pero temo al óxido, temo el perfil de batalla que hay tras una alambrada, temo el gesto obsesivo de una púa.

Gocemos, sin dudarlo.

Ventana indiscreta dijo...

Shandy:

la muralla de Lugo es bellísima.
La canción que aportas, ¿hace referencia a vuestra muralla?

Ahora las murallas nos parecen bellas, pero tambien tuvieron lo suyo quienes quisieron entrar y no pudieron.

Ventana indiscreta dijo...

Peletero:

no rices el rizo, es una malla de espino que está encima de unas puertas junto al castillo de San Jorge, en Lisboa. Pero, afinando, te diré que, tras ese cielo azulado cruzaban vencejos a tal velocidad que no logré captar ninguno.

O puede que tras esos alambres de espino haya una persona afanada a una rueca.

Saludos, X.

Ventana indiscreta dijo...

Jg riobò:

Salto.

Ventana indiscreta dijo...

Manolotel:

Lo mejor sería estar apresado por un beso.
Cuando alguien está de ese modo lo cuentos le vienen que ni al pelo.

¿Qué afán más tonto tenemos los humanos por encerrar, no?

El peletero dijo...

Según leo a ti tampoco se te da mal rizar el rizo.

¿No era un jeroglífico?

bicocacolors dijo...

me gusta mucho!!!