viernes, 18 de marzo de 2011

Encinas

Mi capricho hoy es por cualquier ave que vuele sola, ajena a cualquier disparo.
Amo más la palabra AVE que el genérico inglés BIRD. Hoy no llevaba la cámara, pero llevaba oídos para oír perdices, mirlos, verderones, urracas, tórtolas, petirrojos.
Donde crecen las hierbas podéis imaginaros mi alma ornitológica, todos mis taninos en forma de alas. ¿Qué más se puede pedir? Que no me dejéis, aves, que no me soltéis.
Hoy, por segunda vez, vuelvo a prescindir de la fotografía.




Bird alone, Abbey Lincon, de su disco, 'Sings Abbey'.

Bird alone, flying high
Flying through a clouded sky
Sending mournful soulful sounds
Soaring over troubled grounds

Bird alone with no mate
Turning corners tempting fate
Flying circles in the air
Are you on your way somewhere?

Gliding, soaring on the wind
You're a sight of glory
Flying way up there so high
Wonder what's your story

Bird alone, flying low
Over where the grasses grow
Swingin' low, then out of sight
You'll be singing in the night

Gliding, soaring on the wind
You're a sight of glory
Flying way up there so high
Wonder what's your story

Bird alone, flying low
Over where the grasses grow
Swingin' low, then out of sight
You'll be singing in the night

3 comentarios:

mateosantamarta dijo...

Hoy puedo escuchar, aunque no entiendo inglés. Envidio esa naturaleza en la que pareces moverte y gozar del canto de los pájaros. Que pena de fotos...nosotros las imaginamos! -aunque nos hubiese gustado verlas-.
Un abrazo.

Miquel dijo...

yo ...no entiendo nada...
Ningún idioma , me dice nada.
Solo busco escuchar...sonoridad,
ritmo,
tiempo;
y si puede ser,
melodía.

El peletero dijo...

Sí, ha valido la pena el vuelo, gracias de nuevo.