miércoles, 6 de octubre de 2010

Fogosos


No estamos en el diciembre de Chile, que es cuando se desata el tomate, según nuestro Neruda.
Estos tomates son de finales de septiembre y de la más pura meseta castellana.
Las piñas en los juegos de pool o billar americano tienen 15 bolas. Esta piña tiene 17 tomates. Pero, cuidado, aquí no se trata de jugar. Arriésguense y verán como se hunden los tomates en el taco. Porque son tomates normales, sin más riego que el del cielo ni más sustancia que la que aporta la tierra. Estos tomates son, en definitiva, un privilegio. Los otros, los de piel dura, los que ni a duras penas maduran, los que perduran sin sabor, los otros sí sirven para el billar, para meterlos en la tronera. Quizás sean más duros que sus homólogas bolas de polímeros.
Me quedo con mis tomates, con los de color fogoso.






ODA AL TOMATE Pablo Neruda



La calle
se llenó de tomates,
mediodía,
verano,
la luz
se parte
en dos
mitades
de tomate,
corre
por las calles
el jugo.
En diciembre
se desata
el tomate,
invade
las cocinas,
entra por los almuerzos,
se sienta
reposado
en los aparadores,
entre los vasos,
las mantequilleras,
los saleros azules.
Tiene
luz propia,
majestad benigna.
Debemos, por desgracia,
asesinarlo:
se hunde
el cuchillo
en su pulpa viviente,
es una roja
víscera,
un sol
fresco,
profundo,
inagotable,
llena las ensaladas
de Chile,
se casa alegremente
con la clara cebolla,
y para celebrarlo
se deja
caer
aceite,
hijo
esencial del olivo,
sobre sus hemisferios entreabiertos,
agrega
la pimienta
su fragancia,
la sal su magnetismo:
son las bodas
del día,
el perejil
levanta
banderines,
las papas
hierven vigorosamente,
el asado
golpea
con su aroma
en la puerta,
es hora!
vamos!
y sobre
la mesa, en la cintura
del verano,
el tomate,
astro de tierra,
estrella
repetida
y fecunda,
nos muestra
sus circunvoluciones,
sus canales,
la insigne plenitud
y la abundancia
sin hueso,
sin coraza,
sin escamas ni espinas,
nos entrega
el regalo
de su color fogoso
y la totalidad de su frescura.

18 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Mis tomates son como los tuyos. Sólo abonados con compost. No podría jugar al billar pero te darían unas ensaladas, o un gazpacho o salmorejo... En fin, uno de ellos, de 720 gramos, a mordiscos con un puñado de sal al lado...

un beso

CR & LMA
________________________________

manolotel dijo...

¡Que bien lo explica Neruda!

Me encanta cuando el tomate toma esas formas como de estar reventando de pulpa y huele a toamte de verdad y no los transgénicos esos, perfectos, pero que ni saben ni huelen a nada.

También se puede hacer en mermelada. Normalmente se hace con tomate verde pero yo la hice ayer con tomates rojos y me ha salido estupenda. Con una tostadita en el desayuno (o en la merienda) es un lujazo.

Beso

Miquel dijo...

una buena ensalada de tomates...¡¡¡

Ventana indiscreta dijo...

Algial:

Eres un poquito exagerado: un puñado de sal es mucha sal, una pizca de sal sí. Aunque para un tomate de ese calibre, el de los tres cuartos, llegar al puñado puede ser hasta fácil. Te olvidas del aceite de oliva.

Besos de la mirona.

Ventana indiscreta dijo...

Manolotel:

me chifla Neruda cuando dice:

Debemos, por desgracia,
asesinarlo

y yo digo que a esos tomates transgénicos habría que tirarlos a la basura. Tuve unos en casa colgados en la ventana y pasaron casi dos meses (en verano) y aún estaban algo duros. Lo transgénico no va conmigo.

Besote (a ver para cuándo un poema de un bodegón).

Ventana indiscreta dijo...

Miquel:

una buena ensalada es impagable. Y luego, por supuesto, beberse el caldo sin permiso de la mesa.

Inés González dijo...

Sofía, veo que nos traes este gozo visual totalmente renovada, me gusta mucho el nuevo diseño, el gris tenue potencia los colores de tus fotografías, y en este caso en particular el rojo cadmio de los tomates se enciende aún más.
Muy buena tb la interpretación de este argentino, no lo conocía, agrega toques modernos con la música y los ecos, vuelvo a decirlo renovada totalmente.
Algún día tendrías que atreverte y hacer una exposición de estas series, son preciosas de verdad, fotografía e instalación, no?
Bsss piba

jg riobò dijo...

Veo que sigue la comida y su deterioro.

Miradme al menos dijo...

Así me gustan los tomates: imperfectos, asimétricos, con "mataúras". Me imagino su olor al cortarlos.
Un puñadito de sal en escamas y un trocito de melva canutera y a vivir...
Un abrazo

Merce dijo...

No no, en la bati-dora, con azucar, mucho azucar y bien fresquitos, son una bebida exquisita :)))

Yo tambien me quedo con los "sabrosones coloraos y fogosos"

... biquiños :)

Shandy dijo...

Pues mira, manchega, para darles con el taco no, pero para zampárselos de una tacada sí.
Estos sí tienen jugosas circunvalaciones, ojitos, y boquitas sonrientes y carnosas. Los otros están descerebrados y ciegos, y son siesos y sosos.

El gris te sienta bien.

JosepMª dijo...

Tomates de verdad, cebolla, ajos, olivas negras.
Un palmo de botifarra.
Todo asado a las brasas de una hoguera.
Se mete en medio pan.
Se bautiza con un largo chorro de aceite de oliva.
Y teneis a punto un manjar, típico de mi comarca, Ribera d'Ebre.

http://4.bp.blogspot.com/_4OaR8XFIWDs/SXeFv8xvRxI/AAAAAAAAEN0/7vb5zYMYveA/s400/la+clotxa.jpg

Ventana indiscreta dijo...

Inés:

¡Cualquiera te discute a ti los colores! Rojo cadmio. ¿es facil sacarte los colores a ti? No sé, no sé. Pues precisamente debido a esa intensidad del rojo decidí cambiar el diseño.
Lo de la exposición lo veo más complicado puesto que no me dedico a la fotografía aunque me guste. Ahora, que alguien me diga que ¡adelante! y macuto en mano montamos la frutería en una sala.

Besos de ssss serpenteante.

Ventana indiscreta dijo...

jg riobò:

mientras este otoño postveraniego aguante seguiremos con los frutos, su deterioro y su ingesta porque, ¿no me digas que no te hubieras comido tu las ciruelas?

Ventana indiscreta dijo...

Miradme al menos:

oye, tú si que sabes, sal en escamas y un trocito de melva canutera, y una pringá de Carmona de paso, y un poquito de tocino de veta bien finito, y unas regañás, y unas lasquita de jamón del güeno. Me priva el buen vivir que tenéis allí abajo aunque hay un alto nivel de señoritos.

Un abrazo.

Ventana indiscreta dijo...

Merce:

vamos, zumo de tomate. Te advierto que tienen un puntito de acidez elevada. O en gazpacho, o en salmorejo.

Bati-....

Ventana indiscreta dijo...

Shandy:

Taco/tacada. ¿Y para qué está el lenguaje sino para armar el taco?

Aún hay neurólogos que se arman un tomate con las circunvoluciones nerviosas del cerebro. ¿Te fijaste qué diferentes las circunvalaciones de coches y las circunvoluciones nerviosas? Los tomates transgénicos carecen de estas últimas como bien señalas: DESCEREBRADOS.

Me suelo vertir de verde y negro.
Besos.

Ventana indiscreta dijo...

Josep María:

quiero que tu rodilla no te de la lata. RODILLA es una franquicia donde el pan es asqueroso y se pega en las encías. La elaboración que nos recomiendas me recuerda al hornazo Salmantino, aunque con menos grasa el tuyo.
Adjudicado que hay tomates de verdad frente a los de mentira. Cada vez es nuestro mundo de más mentira. Pero ahora es la hora de comer.
Ya te echábamos de menos. Cuídate.

Abrazos.