jueves, 16 de septiembre de 2010

Alambrada


Al intermedio del paso me sales,
alambrada,
un paso más y te detengo, dices,
alambrada,
y yo te hago la poción certera del corte,
alambrada,
te distingo el paso libre,
alambrada,
y ya tú en dos partes,
alambrada,
que tu existas nada me dice,
alambrada,
que el territorio es fijo,
alambrada,
nada de eso, nada, nada,
alambrada,
retarte como hierro es fácil,
alambrada,
como realidad, lógico es traspasarte,
alambrada.

16 comentarios:

manolotel dijo...

Estas cosas son las que hacen que el alambre tenga tan mala prensa :-)

En serio, poema donde, como en la foto, lo más importante es lo que no se ve pero se intuye. No se a quien leí que los poemas son como un iceberg en el que mas importante está debajo de las palabras. Si es así, diré que aquí lo hay.


Un besote.

Arte-amaia dijo...

Que bonita la foto!

Me gusta pero me siento que es como la barrera de la vida, no me deja pasarme por el camino de mi vida, je je.

Buena toma, Felicidades!!!

mirada dijo...

Es una belleza.
Traspasar una dificultad sin llegar al dolor, traspasar como hace un fantasma, seguir hacia adelante.
Muchas gracias, Sofía.
Un besazo.

virgi dijo...

Poco puede la alambrada frente a tu dulzura de mirar. Se abre y ¡zas! estás al otro lado.

Sofía, besos
Sonrisa.

mateosantamarta dijo...

Intrépida. pensaba la alambrada que iba a lograr detenerte alardeando con sus púas?
Un abrazo.

XuanRata dijo...

Reducida a detalle la alambrada muestra su naturaleza: solo nudo y tensión. Nada más gratificante que saltar una alambrada. Y nada más triste que cortarla, desparramados sus nervios, confundida. Quien sabe, tal vez necesitamos también las alambradas.

Ventana indiscreta dijo...

Cierto, amigo Manolotel:

el iceberg está ya más que deshecho de tanto manosearlo para explicar lo oculto del pensamiento y las emociones y lo escaso que se aflora de ellos.

Pero estarás conmigo que la octava parte de las palabras que flotan han de estar bien prietas. Desde luego el verano no es bueno para la poesía. Por eso del deshielo.
Supongo que tus gorriones hn criado bien.
Te esperamos.

Besote.

Ventana indiscreta dijo...

Arte-Amaia:

unos buenos alicates o una buena cizalla y no veas como se rinden las alambradas. Lo peor de las alambradas son las intenciones de quienes las colocan. Gracias por tu comentario.

Ventana indiscreta dijo...

Mirada:

no sé si creer en los fantasmas. En las huidas sí que creo.
Retorno de un bico.

Ventana indiscreta dijo...

Virgi:

si señora: se abre y zas o chas: y aparezco a tu lado, como decí la canción de Alex y Cristina. Pero no te creas, Virgi: fotos hay en las que de dulzura nada. Mucha rabia diría yo.
En Tenerife hubo muchas con mucha dulzura.

Tú si miras dulce y pistas genial con palabras.

Sonrisas y besos.

ñOCO Le bOLO dijo...


Toda la historia de la humanidad para crear alambradas. El ansia de libertad es la tijera que las cercena.
Nada divide una alambrada, más que al opresor del oprimido.

un beso

CR LMA
________________________________

Araceli dijo...

Como la vida misma, de las que está llena. En el espacio y en el tiempo... existen de los dos tipos,
aunque tres maneras de esquivarlas... por arriba, por abajo o buscando otra ruta. Aunque no siempre parece posible, muchas veces nos consuela simplemente pensar en que es probable.
Aunque mejor tener unos alicates a manor, por si las moscas.

Ventana indiscreta dijo...

Mateo:

¿intrépida yo o la alambrada? Hace muchos años que me puse la vacuna del tétano. No me voy a hacer la gallito frente a una alambrada. Pero ya sabes el modo de actuar: caricia, retirada y aplastamiento. Total, es un hierro insidioso y oxidado.

Abrazos.

Ventana indiscreta dijo...

XuanRata:

hasta el 'Quién sabe' de tu comentario me encuentro alimentada con tu finura a la hora de comentar. Pero sólo hasta el 'Quién sabe' porque despues me descolocas y me dejas cercada. Algo no pillo, creo que no necesitamos alambradas. Mejor cercar con la piedra sobrante de las tierras, aunque sea por la estética de la propiedad privada.

Ventana indiscreta dijo...

Eñe al tanto:

en este caso la alambrada dividía a una ganadería de bravo en salamanca de quien intentábamos acercarnos. Gracias a la alambrada lo cuento.
¡Es increíble que en libertad esos bellos animales ni se acerquen a la alambrada! ¿La detestarán como yo?

Un beso.

Ventana indiscreta dijo...

Araceli:

aún hay algo peor: un muro con alambrada. Ese es el peor, el más siniestro. Gaza, sin ir más lejos. Mexico frontera con EEUU. En cambio, la frontera con Guatemala es totalmente permeable.
Ya ves, la alambrada tiene que ver mucho con la permeabilidad, con la ósmosis humana.
Gracias por acercarte.