sábado, 24 de julio de 2010

Aventar

Vientos del pueblo me llevan

Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Miguel Hernández






El mundo de los demás

El mundo es como aparece
ante mis cinco sentidos,
y ante los tuyos que son
las orillas de los míos.
El mundo de los demás
no es el nuestro: no es el mismo.
Lecho de agua que soy,
tú, los dos, somos el río
donde cuando más profundo
se ve más despacio y límpido.
Imágenes de la vida:
a la vez que recibimos,
nos reciben entregadas
más unidamente a un ritmo.
Pero las cosas se forman
con nuestros propios delirios.
El aire tiene el tamaño
del corazón que respiro
y el sol es como la luz
con que yo le desafío.
Ciegos para los demás,
oscuros, siempre remisos,
miramos siempre hacia adentro,
vemos desde lo más íntimo.
Trabajo y amor me cuesta
conmigo así, ver contigo;
aparecer, como el agua
con la arena, siempre unidos.
Nadie me verá del todo
ni es nadie como lo miro.
Somos algo más que vemos,
algo menos que inquirimos.
Algún suceso de todos
pasa desapercibido.
Nadie nos ha visto. A nadie
ciegos de ver, hemos visto.

(Miguel Hernández)

12 comentarios:

amparito dijo...

Si es que, acostumbrados a vernos,
podemos terminar no mirándonos
Besos mirandonos a los ojos

Amando Carabias María dijo...

Es una maravilla volver a estos parajes. Ahora ya sabemos de la sonrisa de más abajo, de su procedencia y por si no había quedado claro nos avisas:
El mundo de los demás
no es el nuestro: no es el mismo.

Y ahí estamos, dándole vueltas a las miradas, a las imágenes, y donde hay un volante o rueda o como se llame ese artilugio mecánico que forma parte de la aventadora, tú has visto la sonrisa.
En mitad de algo tan deteriorado has descubierto la sonrisa del sol.
En esta casa alucino y aprendo.

manolotel dijo...

Ahora ya sabemos de quien era la sombra del post anterior. Claro que... ¿De quien es la sombra?: ¿Del sol? ¿De quien la porta? ¿Del lugar donde se proyecta?...

Lo que si es seguro es que en este caso era de quien la proyectó hacia nosotros hecha sonrisa. Gracias amiga por la transformación. Por la magia.

Una máquina como esta que nos traes, convenientemente modificada para el uso, haría falta en muchas circunstancias, oficios y ambientes. Algo capaz de separar el grano de la paja (el polvo de la paja dicen algunos, pero eso es otra cosa). Y si pudiera ser, ahora que todo se miniaturiza, que fuera de un volumen un poco más portable.

Claro que hay cosas en los demás que, como dice Miguel Hernandez a través de la emocionada voz de Serrat, son imposibles de separar porque nunca las alcanzamos a ver independientes de nuestro propio criterio.

Un beso y felices vacaciones.

JosepMª dijo...

_Somos algo más que vemos_
Miguel Hernández.
Puro sentimiento:

http://www.poesia-inter.net/mh3429.htm

Maltratado por la guerra,
la cárcel,
la enfermedad
y el odio.

Sofía:
Ya,
casi,
han pasado todos los buenos
por tu blog.

Hago mías
las palabras de Amando:
_En esta casa alucino
y aprendo_

Sed felices.
Y si podeis,
sonreid...

Shandy dijo...

Manchega:
"La realidad"... ¿y qué carajo es eso? Miguel Hernández en la voz de Serrat lo dice bien:

"El mundo es como aparece ante mis cinco sentidos", porque La realidad no tiene límites, sólo aquellos que nuestras percepciones le imponen. Y somos mucho más de lo que somos capaces de ver.

Hay un realismo mágico en cada cultura y en cada mirada. Gracias a él descubrimos los Macondos,As Terras de Miranda, Obabakoak, Maconcón...
Gracias por ofrecernos el tuyo.

Aventar, es una hermosa palabra. En la Mariña lucense el Nordés nos "aventa" para ispirarnos, pero hay que saberlo recibir con tiento y no ser presa de la locura suicida.

Besos, buen verano y buenos vientos para todos.

SKIZO dijo...

Fascinating work.
It has been delightful
to visit your gallery.
Good Creations

Ñoco Le Bolo dijo...


Y en el viento nos movemos. Nos lleva. Y otras veces, nos trae lo que añoramos. El viento es el mensajero.

Saludos

CR LMA
________________________________

Alfredo J. Ramos dijo...

Todavía alcancé a ver de niño una de estas fabulosas criaturas mecánicas aventando "o pan" en una "eira" gallega. El poema de Miguel Hernández, característico de esa veta a veces tan machadiana que hay en su obra, rima con la imagen, y la 'tremulante' voz de Serrat pone el resto. Me quedo además pensando en lo que apunta Manolotel, con su habitual profundidad de apariencia leve: ¿de quién es la sombra? Gozosos los caminos acechantes del blog. Magnífica la compañía. Un verdadero disfrute.
Besos

Miquel dijo...

me gustan las fotos....

Porverita dijo...

A mí también.

Cintia Fuentes Sánchez dijo...

me gustan estas imágenes! y más abajo, la foto de la tuerca haciendo una carita sonriente, es genial!! :D

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Maravillosas letras de un hombre incomprendido, una época insulsa y sin mentes intelectas que tanta gente buena, destruyeron, él fue uno más de aquellos febriles tiempos.
Un saludo