domingo, 16 de mayo de 2010

Uncir

Alfredo Buxan

La espera

La silenciosa cosecha de todos estos años
se agosta en los cajones, envejece conmigo.
De tarde en tarde, mi mano se distrae
quitándoles el polvo a esos vestigios
de emoción
que se niegan a morir. Vuelven siempre,
sumisos, al anónimo reposo de la espera.
Se alinean al azar bajo inseguros rótulos
que alivian, como huellas, mi paso por el tiempo.
Austeros epitafios,
sombras, murmuraciones vagas
que se acogen, como gatos,
a la escueta caricia de la melancolía.



Esperamos.
Uncimos a las grietas,
-No vayáis más allá,
les decimos.




Escala de grises (Letra pinchando aquí)
José Ignacio Lapido, de su disco 'Cartografía'

19 comentarios:

Inés González dijo...

Muy bueno el grupo Sofía! me ha gustado muchísimo la canción, no los conocía,soy bastante ignorante en el rock español, el poema, un poema tb.
Preciosa entrada piba.
Un abrazo fuerte

Araceli dijo...

De repente, al disponer de algo de tiempo para volver a leerte y ponerme al dia, pude recordar como era de interesante tu manera de escribir y fotografiar la vida. Tengo que pasar más a menudo.

ric@rd dijo...

Voy siguiendo tus entradas, siempre me sorprende tu manera de "enfocar" y "entender" la vida.
Sigue así!
s@lut

Shandy dijo...

La morfología de una mano dice mucho, buena "Cartografía" la de tu foto: ancha,recia y prieta. Sin duda la ha labrado un tiempo de sol uncido al duro trabajo de la tierra. Toda una vida concentrada en las grietas de esa piel y bajo el borde de sus uñas.

Uncir grietas! No conocía a este poeta y me ha gustado mucho su poesía, sencilla y austera, su decir de la "cosecha silenciosa de la vida". Leyendo otros poemas de él, me quedé con estos versos: "Eres un brote más para la muerte ...No conviene mencionar el dolor a cada paso como si fuese un dios".

"La escala menor, la escala de grises tiene infinitos matices". Pues sí, hay que descubrirlos, estar atentos a ellos. Transitar por esa escala puede ser un arte. Pero de vez en cuando conviene, colorear como los niños, soles rojos o verdes, caprichosos arcoiris de más de siete colores, y salirse de los bordes del dibujo. Al fin y al cabo, el arcoiris no es más que una maravillosa ilusión óptica, que no y que sí existe, porque la vemos y disfrutamos de su magia.

Muy bien uncida esta entrada, Sofía, buena conjunción de piezas.

Me has enredado un buen rato.
Bicos

JosepMª dijo...

Sofía:
Esa foto de hoy, es un poema.
Me dice tantas verdades...

Tarde o temprano,
sabes que los milagros son cuento:
Hipnótico espejismo,
que es lo mismo.
A tomar viento.
Enseñar a vivir
sin esperarlos,
por más que inciten
los expertos del negocio.

Los ojos viejos
de un corazón Humano
(tarde o temprano)
aprenden a mirar sin odio
ni esperanza.

Ayuda
un poco de ironía
(no muy fina, quizás)
Y soltar lastre,
como dijo
ric@rt,
el otro día...

El peletero dijo...

I es fan grises les hores d'espera
quan no plou però veus el cel plujós.
I es fan llargues les grises esperes
quan la fi sents a prop per tots dos
quan fa dies que ni xiules ni cantes
i fa temps que vas fer l'últim somrís
quan al cor sents la mort i t'espantes
al pensar potser és l'últim avís,
es fa gris, es fa gris esperar!

Fragment de “Es fa llarg esperar”, Pau Riba

Miradme al menos dijo...

Coincido con Araceli.

La imagen (las arrugas, los surcos "en la tierra", la muerte, las canas, la mano que toca que palpa...) dice mucho. Personalmente la fotografía, por su gesto casi religioso, me lleva a la palabra "ungir".
Otra vez nos haces pensar.

Un abrazo

Ventana indiscreta dijo...

Inés, 'Cartografía' es un interesantísimo y excelente trabajo de José Ignacio Lapido. Ya te pasaré el disco. Las letras están muy bien trabajadas, son literatura de la buena.

Pero del rock argentino sí sabrás, ¿no?

Abrazo redoblado.

Ventana indiscreta dijo...

Araceli, no olvido yo los inicios de este discreto cuaderno mío al que dedico bastante tiempo. Tampoco olvido que construyes tú una particular página de fotografía muy bien tratada, con las palabras justas y unas fotos muy bellas. Tambien recuerdo a tu abuela. Ésa no se me olvida.

Pásate cuando quieras.

Ventana indiscreta dijo...

Ahí está Ric@rd, el objetivo de la buena fotografía no está en el objeto fotografiado que todos serían capaces de fotografiar sino en la variante del objeto fotografiado que muchos no ven y otros ignoran. Pero ésto tú ya lo sabes, ¿no?

Para mí es sencillo enfocar y entender de esa manera. Es más, soy incapaz de hacer esas fotos comunes que hace mucha gente porque no me dicen nada.

Ventana indiscreta dijo...

Desde luego que esa mano no se ha dedicado a hacer encaje de bolillos ni a pinchar música en una discoteca. Un buen tema ése que revelas Shandy, el de la 'cartografía' de las manos.

tampoco conocía yo ese poeta de Corcubión hasta que os lo di a conocer. Leñes, ¡pero qué buenos poetas tenéis allí! Cunqueiro, Rosalía, Uxío, todos los que nos has enseñado en tu cuaderno, los que yo he ido enseñando aquí.

Del dolor tampoco a mí me gusta dar la murga: la justa y a quien te quiera escuchar.

Uncir: si hubieras sido buey-a atada a una carreta seguro que odiarías esa palabra. Ya lo dice el dicho: el buey(a) suelto bien se lame. Lame.

Bicos.

Ventana indiscreta dijo...

Amigo Josep María:

te mereces este poema de un gran poeta, conocido este año por haberle dado el Cervantes. Jose Emilio Pacheco. Gran poeata del revoso y visionario de la naturaleza. Te recomiento 'La edad de las tinieblas'.

El poema que hoy te traigo es éste :

Tarde o temprano

Homenaje a Nezahualcoyotl *

I
No tenemos raíces en la tierra.
No estaremos en ella para siempre:
sólo un instante breve.

También se quiebra el jade
y rompe el oro
y hasta el plumaje de quetzal se desgarra.

No tendremos la vida para siempre:
sólo un instante breve.

II
En el libro del mundo Dios escribe
con flores a los hombres
y con cantos
les da luz y tinieblas.

Después los va borrando:
guerreros, príncipes,
con tinta negra los revierte a la sombra

No somos reyes:
somos figuras en un libro de estampas.


III
Dios no fincó su hogar en parte alguna.
Solo, en el fondo de su cielo hueco,
está Dios inventando la palabra.

¿Alguien lo vio en la tierra?

Aquí se hastía,
no es amigo de nadie.

Todos llegamos al lugar del misterio.


IV
De cuatro en cuatro nos iremos muriendo
aquí sobre la tierra.

Somos como pinturas que se borran,
flores secas, plumajes apagados.

Ahora entiendo este misterio, este enigma:
el poder y la gloria no son nada:
con el jade y el oro bajaremos
al lugar de los muertos.

De lo que ven mis ojos desde el trono
no quedará ni el polvo en esta tierra.

* A partir de las traducciones de Angel María Garibay
y Miguel León Portilla.

Ventana indiscreta dijo...

Peletero, te dejo este poema de mi admirado Miquel:

Plets

Pledejo amb mi mateix i mai no sé
si guanyo o si perdo. Ja fa més
de no sé pas quants anys que dura el joc
i cada nit hi ha uns ulls que m'interroguen.
Onsevulla que vagi m'enduré
l'ombra estrafeta i el farcell dels dubtes
i els desenganys, perquè el blau dels miratges
no em faci perdre el nord i si envelleixo
sigui a ritme de plets amb mi mateix
per entendre, si puc, quin vent m'impulsa:
moriré més tranquil, quan sigui l'hora.

Miquel Martí i Pol. Després de tot. 2002

Ventana indiscreta dijo...

Me pones en un brete si tengo que elegir 'uncir' o 'ungir'. Desde el punto de vista poético he preferido uncir. Desde el punto de vista personal, prefero la primera acepción de Uncir.

Tambien tú nos haces pensar.

Otro abrazo, se te echaba de menos.

El peletero dijo...

Gracias, Ventana, es un precioso poema, y él un gran poeta.

JosepMª dijo...

Hago mío
el poema
de José Emilio Pacheco.
Me dice
(con mejores palabras)
lo que pienso.
También me agarro
a Martí i Pol
que dedicas al Peletero.
A ése,
ya hace tiempo
que lo llevo prendido,
hondo.

Te curras la página.
Nos ayudas a mirar
lo que apenas se ve.
Imágenes
y palabras
para supervivientes.

Y me llamas
amigo.

Un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Vine, leí, escuché, vi... He vuelto, hago lo mismo y pienso ...Me pongo la mano en la cabeza y pienso...Un abrazo.

Ventana indiscreta dijo...

Creo que aquí no hay ningún militar, Mateo. Por un momento me asustaste: 'Veni, vidi, vinci'. Contento de que vengas y veas y que tu vencer se traduzca por leer y escuchar. Eso es lo que llevamos durante años las personas que admiramos la expresión artística.

Un abrazo.

Ventana indiscreta dijo...

Josep María:

no lo dudes ni lo enfatices: amigo.