miércoles, 26 de mayo de 2010

Down

Sé que no soy mujer de palabra. 'Os dejo por un tiempo' tiene la interrupción sólamente o por decreto o por Dios; o por algo que se le asemeje a este último.


Iba yo por la calle Sagasta ya en confluencia con la glorieta de Bilbao (Madrid) cuando vi a Dios. Bueno, tanto no me atrevería a decir. Quizás fuese un representante suyo. Había dos ingredientes inequívocos: multitud anhelante y objeto deseado. Y yo que soy atea confesa estornudé y no al modo conventual (sí, conventual y no convencional) de 'ah, ah, chistsss' sino al modo contundente de 'crisis'. Porque, ¿díganme si no es conventual que alguien estornude y, al momento, se mencione a Jesus Nuestro Señor. Y yo, conforme me acercaba a la multitud : 'crisis', otro estornudo.
Algo así decía el representante de Dios: "Porque aquel que tuviere una hipoteca entrará en el reino del cemento." Y os juro que la multitud enardecía, se levantaban unos a otros para coger el objeto deseado: cemento en capacho. Seguía yo estornudando: 'crisis'; y en vez de responderme 'Jesús', un transeúnte me dijo:
"Tiene usted un resfriado financiero importante."






Y como si el cemento fuese humo, siguió bajando sin que nadie lograse aprehenderlo.

Ya sólo interrumpiré el tiempo que os dejo si veo al demonio. Quizás esté de reformas en el infierno.


Sevillanas hipotecadas, El puchero del hortelano



Letra y música : Antonio Arco


O to el mundo está de vuelta, o yo ando medio perdío,
Medio perdío, cansao de tanta gente tonta, de tanta tele, de tanto ruío,
de tanto escaparate lleno, de la promoción que nunca he tenío.
Ando aburrío, de tanta modelito haciendo el indio,
pa modelo la que me ha parío,
modelos los que dan lo que tienen, los que miran claro, los agradecíos.
Y se vive acojonao, cuando escuchas en los diarios,
dicen que van a subir los créditos hipotecarios,
y ya no se duerme bien por la noche,... donde hemos llegao!

Mi amigo Francisquito, hace aviones de papel.
De papel, les hace una rajita abajo, pa la aerodinámica, que vuelen bien,
los lanza y le salen volando, así también quisiera volar él.
De papel... mojado son sus sueños,
que penita no poder se lo que quieres ser,
penita que me da la gente que no lucha cuando no hay na que perder.
Y se vive acojonao....

Me gustan las personas, me gusta la vecindad.
Vecindad, que es secreto es el respeto, escucha,
que vivas tu vida y que dejes vivir,
pero que fáciles serían los días si la gente viera que es mejor así.
Así, sin raíles, sin caminos asfaltaos que conducen al mismo lugar,
y es que es mu aburrio que la gente compre, vista, coma y se comporte igual
Y se vive acojonao...

Que bonitas las palabras, cuando sabes escuchar.
Escuchar, abrir la mente sin prejuicios,
un poco de empatía que nunca viene mal,
que bonitas las palabras y que feos los que las quieren matar.
Matar, aquellos que se creen que solo lo que ellos dicen
es el no va más, no va menos, no me jodas, no me viene a mi la gana de tenerlos que aguantar

11 comentarios:

Macachines dijo...

En mi tierra cuando alguien estornuda se le desea "salud" o mas bién " salú"

mirada dijo...

La tercera foto es sustanciosa... ;-)
Me costó saber que es un caldero, hasta pensé en una joya.
Ironías de las tuyas, menos mal que te han hecho regresar, no sé ya que haríamos sin ti. Sin tu manera de mirar.
Las sevillanas hipotecadas me encantan, siempre me han gustado.
En agosto nos vemos, ¿vale? si es que no es antes...
Besitos,

Ventana indiscreta dijo...

Aquí también, Juanca, se desea 'salud' pero más propio es el 'Jesús'.
Lo que no he dejado claro es a qué tengo alergia, AMÉN de los resfriados.

Baci.

Ventana indiscreta dijo...

La sustancia es propia de los cuerpos, ¿no?
Que conste que ya he dejado claro el motivo de mi regreso. Mi manera de mirar esta contaminada por lo mucho que nos agreden politica, social, económicamente, etc.
Para san Juan nos vemos de nuevo.

Espero que no te hagan bailar con una hipoteca y sí, en cambio, con unas sevillanas.

JosepMª dijo...

El cielo,
o el infierno,
no nos lo darán
después de morir.
El cielo,
o el infierno,
ya lo llevamos
dentro.

XuanRata dijo...

Bajan la bolsa y el caldero. Pero las caras de cemento no se resquebrajan, bien armadas. Y seguimos con el gesto parado pensando si el festival de verdad habrá terminado.

Qué bien visto, Sofía. A veces al mundo se le ve la entrepierna, como en esta serie.

mirada dijo...

Seguramente lo conocías, pero por si acaso te paso este documental:

http://vimeo.com/8830217

Shandy dijo...

Manchega,
el 1º dice: amarás a Dios sobre todas las cosas (toma epiritualidá y modestia), el 2º: No tomarás el nombre de Dios en vano (es decir, primero Yo y después también). Y vas tú y te cargas el primero (¡Atea!) y el segundo: qué cara más dura ver el cemento de dios, y esas manos de puro deseo intentando tocar un culo y alcanzar el cubo del demonio que baja de los cielos!
Ay, ay, cri-sis, cri-sis! El estornudo es muy conceptual de dios. Y las Sevillanas pa rompé la pana, que menos mal que hay empatía, zagala. Porque, no me jodas, que encima los y nos tenemos que aguantar!

alicia dijo...

De regreso de algo parecido al paraíso me sumerjo en ese cielo-infierno del cemento, de la crisis, de lo gris, de la impotencia ante el ultraje de unos y otros. Al final siempre estamos los mismos en el foso...
Me pongo, poco a poco, al día de tus entradas. Espero que la separación no dure más de uno de esos estornudos...
Un abrazo

mabel g. c. dijo...

Es buenísima la combinación de fotos, tan originales, con texto y canción.
Besos.

El peletero dijo...

¿Tu manera de mirar está contaminada por lo mucho que nos agreden política, social, económicamente, etc.? Yo pensaba que tu mirada era original, ¡vaya desilusión!

Saludos sin contaminar.