miércoles, 17 de marzo de 2010

Pecios


José Hierro, Cuaderno de Nueva York (Pecios de sombra)

Hablaban con bocas de sombra,
susurraban sucesos mágicos,
historias de herrumbre y nmusgo
(no sabían que estaban muertos,
y yo no quería apenarlos).
Fui reconstruyendo sonidos
que en el sueño significaban
para interpretarlos despierto
y atribuirlos a unos labios.
(Quería conocer el nombre
de quienes me hablaban en sueños:
la rosa no olería igual
si su nombre no fuese rosa.)
Rescaté, lúcido y sonámbulo,
los vestigios que la marea
llevó a mi playa despierto;
con ellos construiría un puente
desde el soñar hasta el velar:
así tendrían consistencia
las palabras impronunciables
que yo escuché cuando dormía,
fantasmal materia de sueño.



En el mascarón de proa de este hermoso barco simulando herrumbre está Xavier Mascaró. Mírenlo allá, al fondo. Irónico él, ha titulado esta obra 'Departure'. ¿Hacia adónde salimos en nuestras rutas? El naufragio es una constante que aflora hasta en una fuente. No digamos nada si hablamos de amor: naufragio seguro. Ni mariposas en el cabello, ni las sombras en las esquinas. Carlos do Carmo (hijo de Lucilia) lo refleja muy bien en esa canción de amor.



Mientras, las sombras serán nuestras más fieles compañeras.



SOMBRA DO DESEJO (João Monge)

Não vês a sombra do desejo
Furtiva em cada esquina do teu gesto
Não vês que tudo aquilo que em ti vejo
É tudo em que o amor é manifesto

Não vês as mariposas no cabelo
E a rosa que em teus lábios se desnuda
Não vês que o teu olhar é o modelo
das vinte madrugadas de Neruda

Não vês no teu sorriso o fogo-posto
que lavra nos fados onde morei
Se não vês tudo isto no teu rosto
perdoa, meu amor, porque ceguei.
-----------------------------------------

Quem por amor se perdeu

Não chore, não tenha pena

Uma das santas do céu

Foi Maria Madalena!



Desse amor que nos encanta

Até Cristo padeceu

Para poder tornar santa

Quem por amor se perdeu



Jesus só nos quis mostrar

Que o amor não se condena

Por isso quem sabe amar

Não chore, não tenha pena!



A Virgem Nossa Senhora

Quando o amor conheceu

Fez da maior pecadora

Uma das santas do céu



E de tanta que pecou,

Da maior à mais pequena

E aquela que mais amou

Foi Maria Madalena!

16 comentarios:

alicia dijo...

Cada mañana paso delante de ese mascarón y siempre surge la duda: "¿y si me embarco, y si le pierdo el respeto a los naufragios?". Tentadora proa en esas horas que nos conducen a la rutina, a las oficinas sin primavera. Has escogido una música que bien puede ser un mar para esa barca. Ay... no te extrañe si mañana desaparece la obra de Xavier y en su lugar solo encuentras un ancla desgajada y herrumbrosa.
Abrazos sin brújula

El peletero dijo...

“El naufragio es una constante que aflora hasta en una fuente.”

“Ni mariposas en el cabello, ni las sombras en las esquinas.”

“Mientras, las sombras serán nuestras más fieles compañeras.”

“Hierro”, un nombre perfecto para un poeta y... ¿quizás para un aguador?

No, para un aguador no.

Saludos.

Amando Carabias María dijo...

La rosa no olería igual
si su nombre no fuese rosa...

Los nombres son tan importantes porque llevan entre sus ranuras todo el peso, toda la forma, todo el aroma de las cosas...

Por eso las sombras son esculturas tan ligeras, o son nuestro pecio ambulante, porque, sí, tienes razón, somos naufragio aun en una fuente

JosepMª dijo...

Preguntas:
¿Hacia adónde salimos en nuestras rutas?

-¿Me podrías indicar, por favor, hacia dónde tengo que ir desde aquí?
-Eso depende de a dónde quieras llegar.-contestó el Gato.
-A mí no me importa demasiado a dónde...-empezó a explicar Alicia.
-En ese caso, da igual hacia dónde vayas.-interumpió el Gato.
-...siempre que llegue a alguna parte.-terminó Alicia.
-¡Oh! Siempre llegarás a alguna parte,-dijo el Gato,-si caminas lo bastante.
(Alicia en el País de las Maravillas)

Hoy,
página intensa
i reflexiva:
Naufragios.
Sombra de deseo.

Deleite de Fado...

XuanRata dijo...

En esta ocasión la sombra es mucho más interesante que el original. Y esos peces que se acercan a la proa con una especie de temor reverencial. Las dos dimensiones nos igualan. La tercera es la que nos diferencia. Y la cuarta vuelve a igualarnos.

mateosantamarta dijo...

Una entrada muy completa y coherente aunque ese barco parece íncapaz de navegar sobre algo que no sea tiempo. Poesía, escultura y música...también a mí me parecieron muy sugerentes las sombras. Un abrazo.

ybris dijo...

Pecios del naufragio de la vida.
No es poco si de ella queda eso.

Interesante repaso por poemas y canciones.
Invita a pensar.

Besos.

Ventana indiscreta dijo...

Si te vas a echar a la mar hazlo con algo fiable y sobre todo no pierdas el Norte. Si vuelvo por la Cuesta de Moyano y veo un ancla solo ya sé quien ha decidido ir con Moby Dick.

Abrazos de mar en calma.

Ventana indiscreta dijo...

Milord:

¿Por qué te gusta transcribir lo que he dicho?

Que sepas que a mí Hierro me ha dado muy y mucho de beber. Agua fresca y limpia.

Saludos.

Ventana indiscreta dijo...

Amando, los nombres de las cosas ya están tan hechos a nosotros como las sombras. ¿Has probado alguna vez a quitarte la sombra del medio? Tu propia sombra, me refiero.

Yo naufragué una vez en una fuente y me sorbió un gamo. ¡Adoro por eso tanto a Bambi!

Besos.

Shandy dijo...

“El naufragio es una constante que aflora hasta en una fuente”. Ventana, la entrada de principio a fin me lleva a muchos poemas de De Catro a Catro de Manuel Antonio (SoS). En él se poetiza una larga travesía por mar pero al mismo tiempo es un viaje interior que lleva al poeta a reflexionar sobre la vida y, por tanto, sobre las sucesivas “muertes”, las perdidas y despedidas a las que nos vemos abocados: esos “adeuses das nubes mudos e irremediables”. El tono del poemario es pesimista, alude a esa misma idea que tú apuntas de “naufragio constante”. Vivir, para el poeta, es establecer una querencia con todo lo que nos rodea sabiendo de antemano que en algún momento estamos condenados a perder las cosas amadas. De ahí surge la tristeza, la Saudade o ese “sentimiento habitual de imperfección” que con frecuencia nos asalta. Incluso se llega a perder lo que nunca se ha tenido. Saber no nos hace invulnerables, pero sí nos prepara para no “resignarse”, si no para aceptar los retos y tener la suficiente dosis de rebeldía y recoger de nuevo la piedra de Sísifo.
En cuanto a las sombras que nos acompañan, recordando a Muñoz Rojas, las hay de muchos tipos. Es bueno que para continuar el viaje recordar a las Sombras amigas "Sois unas pocas, las que tanto enriquecisteis mi vida"
Con un punto de melancolía que me caracteriza, que a veces me impulsa y otras me paraliza, mi opción es vital, creo que también como la tuya.
Te dejo estos versos:
“Durante la larga singladura
nada excepto la esperanza permite seguir, luego
hasta eso afloja su presa.
No hay suficiente de nada,
mientras vivimos. Pero a intervalos
aparece una dulzura y, si se le da una oportunidad,
prevalece”
Raymond Carver

Algunos poemas de Manuel Antonio ya los conoces. También los tienes en el disco de Emilio Cao “Cartas mariñas”

http://www.emiliocao.com/discos/cartas.html

Un abrazo desde mi ventana.

Ventana indiscreta dijo...

Josep María:

Elijo fados, ya te lo dije, con el mismo olfato que tengo en las antenas. Oigo mucho antes de colocarlo aquí y, además, pienso en aquellos que dais una relevancia especial al conjunto, en especial a la música. La música son entrañas fértiles para mí.

Y respecto a las rutas yo tiro por donde la intuición me sugiere. Siempre hay algo que, por roñoso que nos parezca, tiene algo que ofrecernos. Y de manera muy positiva. Reconozco que desde hace tiempo huyo de las rutas trilladas.
Iagino que tú eres similar.

Ventana indiscreta dijo...

Cuando me aposté para fotografiar el barco descubrí que las sombras eran tan relevantes como el original, Xuan. Y como quien fotografía a un infractor las leyes de tráfico, decidí entrar en la pareja sin suponer por ello merma de su cuenta corriente.
¿Hay quinta dimensión?

Ventana indiscreta dijo...

Todo navega hasta su desintegración. Y en este caso, Mateo, el pecio de Xabier Mascaró tiene un óxido impostado y una pletinas bien curtidas en fortaleza. Así que, años de navegación le queda a ese barco.
Sigamos navegando en el arte, ¿no?

Abrazos.

Ventana indiscreta dijo...

De los pecios, como de los fósiles, sbemos mucho de lo que pasó. Cuando el tiempo detiene voz en las cosas, fácil nos es no detenernos. Invitado quedas.

Besos.

Ventana indiscreta dijo...

Shandy:

Eres magníficamente excesiva. Donas cultura, esgrimes saber. No sé si tienes temperamento de marinera. De tierra sí tienes raíz y fortaleza.
Apuesto por la dulzura y deseo que prevalezca, aunque sea su aroma y/o recuerdo. Gracias por ese enlace hacia el SOS y por el plural: Nosotros.

SOS

Somos ficando sos / O mar o barco e máis nos / Roubáronos o sol / O paquebote esmaltado / Que cosía con liñas de fume / Áxiles cadros sin marco / Roubáronos o vento / Áquel veleiro que se evadeu / Pola corda floxa do horizonte / Este oucéano desatrancou das costas / E os ventos da Roseta / Ourentáronse ao esquenzo / As nosas soedades veñen de tan lonxe / Como as horas do reloxe /Pero tamén sabemos a maniobra / Dos navíos que fondean a sotavento dunha singradura / No cuadrante estantío das estrelas / ficou parada esta hora / O cadavre do mar / Fixo do barco un cadaleito / Fume de pipa, saudade / noite, silenzo, frío / e ficamos nós sos / sin o mar e sin o barco / Nós

Nos fuimos quedando solos / El mar, el barco y nosotros / Nos robaron el sol / el paquebote esmaltado / que cosía con líneas de humo / Ágiles cuadros sin marco. / / Nos robaron el viento / aquel velero que se evadía / Por la cuerda floja del horizonte / Este océano desatracó de las costas / Y los vientos de la Roseta / Se orientaron al olvido / Nuestras soledades / vienen de tan lejos / Como las horas del reloj / Pero también sabemos la maniobra / de los navíos que fondean / A sotavento de una singladura / En el cuadrante estático de las estrellas / quedó parada esta hora / El cadáver del mar / Hizo del barco un ataud/Humo de pipa, saudade / Noche, silencio, frío / Y quedamos nosotros solos / sin el mar y sin el barco / Nosotros.