martes, 23 de marzo de 2010

Minuciosidad


Todo tronco seco tiene su esqueleto. El tiempo se acopla a toda sustancia para arrastrarla. La madera no es tan apetecible como la carne. En condiciones normales, un tronco de carne de similares medidas hubiese durado escasos días. Calculen unos cuantos años para la madera propuesta. Su digestión es lenta y su exposición atractiva. Nos costará ya distinguir el cráneo de las escápulas pero a cambio nos avalanzamos a su minuciosidad, a su puzzle estructural sin dejar de un lado la timidez floral, cual collares de luz, que adorna esta amable tumba a cielo abierto. La vida y la muerte, de nuevo.




22 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

¿Cómo han logrado salir de la cárcel esas florecillas rosas?
Me encanta escuchar su risa de niñas que juegan al escondite y pierden

Ventana indiscreta dijo...

Muy sencillo, Amando. A partir del 15 de Junio (del año pasado) quien no haya salido de la cárcel (invierno) es que no sale. Se nota que la foto revienta ya de calor. Amando, esa vista.

Besos.

Inés González dijo...

La imagen se me abalanza con su torrente fragmentado, cual animal abandonado a su destino, la voz profunda de la madera gime.
No son necesarias las manos del hombre para construir nada, está bien así, mirarla, desde la distancia y en silencio.
No reparo en la flor que avanza a brazos partidos, me quedo en esta agonía, dulce, calma, olorosa.

alicia dijo...

Sí que es minucioso el corazón del árbol y qué maravilla el milagro de esas flores! El tiempo ejercerá su oficio sobre la madera, descompondrá su ser y la fundirá con la tierra. Y ese mapa cuarteado de la madera volverá a brotar quién sabe de qué modo, en qué forma. Qué alivio los ciclos

Desbrozador dijo...

No es por dármelas pero creo que este texto si lo he pillao.
Un saludo, ventana, me divierte cómo estruja usted mis circuitos, aunque no haya sido hoy el caso.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Olá, belas fotografias...Espectacular....
Um abraço

Merce dijo...

Eso era, aun muerto el arbol, sigue proporcionando energia :)

Bonita la flor, a parte de la "curiosa" fauna que puebla el desgarrado tronco y no vemos.

Biquis

mateosantamarta dijo...

Para la tierra será muy apetitosa. Si aparte de lo que ahí hay, pudiesemos ver lo que de ahí surgirá no terminariamos de sorprendernos jámás: los florecillas se han asomado para ver el espectáculo que ya ha comenzado. Un abrazo.

JosepMª dijo...

Un árbol muere.
Unas flores nacen.
Se cumple el ciclo natural.
Para tod@s.
Lección sencilla,
pero difícil de aprender.
Es que
l@s Human@s, soñamos.
Soñemos, alma, soñemos.
Resucitar.
Trascender.
Vivir eternamente.
Ilusión?
Y los sueños, sueños son...

El peletero dijo...

Realmente me gusta esa fotografía de la “cosa”, sin más, desnuda y contundente. Aunque lo muestra todo y no enseña nada, no hay filtro ni un triste velo entre nuestros ojos y el cuerpo desnudo que tenemos enfrente.

Siempre me ha hecho pensar que a pesar de la fotografía el cuaderno de campo dibujado sigue siendo insustituible, el lápiz es el velo que nos indica qué debemos mirar, ¿es subjetivo?, si y no.

Saludos.

Ñoco Le Bolo dijo...


En el ciclo, el árbol es vida y lo seguirá siendo para infinidad de organismos. Y es bella, esa muerte lenta, de esos árboles que nos acompañaron desde que sólo éramos una idea.

Saludos

CristalRasgado & LaMiradaAusente
________________________________

amparito dijo...

Me encanta tu mirada, Sofía
Todos esos huesecillos desparramados entre flores de geranio silvestre llevan escrito un secreto
Y tú lo sabes
Y además nos lo traduces, nos lo muestras, nos lo pones delante de unos ojos acostumbrados a ver sin mirar...
Otra vez muerte y vida

virgi dijo...

Trocitos de muerte y ya renace la vida. Nunca termina el ciclo. Preciosos marrones a la luz del sol. Sombras donde despunta la noche.

Besos

Ventana indiscreta dijo...

Inès, no reparas en la flor porque eres de otra madera. Lo sabes. ero ya quedaremos para rondar a las flores.
'La madera gime.' Cuando oigo algun tronco seco èse sentir me poetizo.

Besos.

Ventana indiscreta dijo...

Alicia, no me trates al tiempo como si fuera un funcionario: 'Ejercerà su oficio'. Oye, no te mosquees, son formas de decir que me resultan curiosas y me provocan.
Lo que sì me gusta es esa visiòn cartogràfica que tienes. En versiòn religiosa: Sabe Dios de què modo, en què forma!

Soy muy cìclica. De aquì a unos dìas recordarèe el invierno. Esta foto era ya del casi verano pasado.

Ventana indiscreta dijo...

Desbrozador, el usted, dèjelo para cuando lo entreviste.
Ya era hora que lo pillase, me estaba creando un complejo de escritora crìptica.

Saludos.

alicia dijo...

Mira que eres puntillosa! (Sonrío) La palabra "oficio" me encanta. Me suena a paciencia, a trabajo minucioso y aprendido a fuerza de años y experiencia. Y creo que el tiempo tiene oficio y que lo "ejerce" con profundidad y sin pausa sobre una piedra o un animal muerto sobre la hierba.
Imaginarme al tiempo como un funcionario no deja de tener su gracia. Con los manguitos puestos, las gafas de cerca, venga a tramitar años, meses, días... En este caso no se cumple el tópico de la lentitud de la función pública!
Bueno, más besos

Ventana indiscreta dijo...

Chana: Portugal es como una mèdula de paìs al que admiro y al que le he sacado algo de jugo. Me siguen gustando sus gentes, su serenidad, su postura ante el campo al que aun atienden.

Abrazos.

Ventana indiscreta dijo...

Merce:

Cuando nos da por mover un tronco podrido es cierto que salen una tanda de bichos. Amos cualquier reducto que no estè contaminado porque surge siempre un ecosistema, aunque sea muy sutil.

Ventana indiscreta dijo...

MAteo:

La tierra traga todo lo que se la echa. Calladamente. Luego su respuesta es en funciòn de lo que ha recibido: buena materia orgànica, pues hierba y flores en abundancia; mierda y desechos que tardan en degradarse o que agreden, pues eructos y asonancias.

Y lo malo es que en muchos sitios persiste èsta ultima forma de tratar y de responder. Una pena.

Ventana indiscreta dijo...

Y sí haremos, pues estamos
en mundo tan singular,
que el vivir sólo es soñar;
y la experiencia me enseña,
que el hombre que vive, sueña
lo que es, hasta despertar.

Josep María, muy contundente Calderón en los sueños. Sobre todo para quien creemos en ellos.

Las plantas y el resto de la vida vive como se es. Muchas veces como pueden y otras como las dejan.
Que la flor siga eternamente. Nosotros no, por supuesto.

Ventana indiscreta dijo...

Peletero,

contestarte a ti es toda una labor delicada. Haces planteamientos estéticos y das hasta pinceladas filosóficas del asunto.

Una fotografía es un 'todo' de la cosa. Mejor dicho, un 'todo parcial de la cosa'(siempre y cuando no esté desenfocada). El cuaderno de campo es la mano como lápiz y ahí la subjetividad/objetividad se debaten para quien lo mira y no para quien lo pinta. Quien dibuja lo hace acusado de sensaciones y éso es lo que vale para concedernos el arte que ése si es insustituíble, despues de lo real, claro.

Saludos.