lunes, 22 de febrero de 2010

Suceso

El suceso ocurrió frente a mi casa. El suceso: Aquí.
El suceso: o Aquí.














Esto no es ni periodismo de altura ni desde un quinto piso. Es lo que capté desde mi casa. Las fotografías que faltan os las podéis imaginar. La funeraria se fue y ella salió detenida. La muerte siempre es una ejecución innecesaria. Siempre, si viene, que venga sola, sin perturbar.

7 comentarios:

alicia dijo...

Qué estremecedor... La muerte pasando por delante de tu casa y su séquito de burocracias, curiosos y coches fúnebres.Qué lejos y qué cerca

Deepak Acharya dijo...

nice shots :)

Merce dijo...

Hubiera podido ser un reportaje de boda... Bodas de Sangre... Ay! cuantas hay, por desgracia.

Siempre NO a la violencia, siempre.

Biquiños

JosepMª dijo...

El cerebro humano
es un laberinto.
Y el amor/desamor
una pasión.
Extraviarse es mortal.
Y ese horror
es a diario:
Violación.
Tortura.
Asesinato.
Suicidio.

Pobre especie, la nuestra.
Cuánto nos queda por ascender...

Shandy dijo...

La violencia es siempre dramática, pero más estremecedora si ocurre en el interior de la propia casa y en el ámbito familiar que se entiende como refugio y protección. Aterra pensar que en este momento alguien puede ser la víctima de la persona con la que convive, e impresiona aún más si piensas que puede ocurrir tras las ventanas que están frente a las de tu casa. En este sentido, la tercera foto es la que me parece más desasosegante, esas ventanas con las persianas bajas.

El peletero dijo...

Lo malo de la fotografía es cuando pretende fotografiar el presente, siempre lo consigue.

Saludos.

Amando Carabias María dijo...

Aquí me quedé anoche.
Ahora que lo miro más despacio me estremezco.
Tienes alma de reportera.