sábado, 3 de octubre de 2009

Ybris





Estas fotos están hechas en Ávila, hoy. La cámara nueva llegó.


Esta entrada podría tener muchos títulos. Navajazos, corteza, savia, flechazo. O sutura. Y es que ese tronco de álamo se ha llevado tantos navajazos que ya no le caben más. Hablar si pudiera un árbol. Razón de amor. Sí, ya, pero podrían habérselo tatuado donde yo les hubiese dicho. Generoso es el árbol y al final impone su sutura y una lo ve de lejos y hasta estima razonable las figuras que emite el tronco. Y diré cómo he decidido titularla: Ybris. Sí, a Ybris, aunque él no lo crea, le debemos mucho. Yo al menos y lo que le debo me lo reservo aunque ni el lo sepa. Pero lo que más interesa ahora no es reclamarlo sino releerlo. Y sin su permiso (no se lo he podido pedir) lo he hecho y os lo propongo:


En la corteza de tu árbol


No hay límite en tu piel aunque de ella te cubras.
Desde ella te traspasas, a su través me absorbes.
Pintarme en ella o dibujarme allí
sería suspenderme entre tu dentro y fuera,
ponerte vertical y columpiarme,
colgado del espacio estrecho entre los dos,
de tu latido al mío,
desde donde me miras hasta donde te miro
movido por las manos con que te tocaría
y por el tenso impulso con que me aceptarías.
Pero no sé pintar, por eso escribo
los versos de un poema
por valles y colinas, por grietas y llanuras
palabras que te palpen, te investiguen,
te tracen y sondeen al ritmo de sus sílabas
y a la ardiente osadía con la que te tutean.
Dejo a mis manos recorrerte lentas
y a solo un dedo acariciarte esto:

A tus puertas te llaman mis nudillos
sólo por distraerte:
entré desde mis ojos hasta dentro
desde el mismo momento
en que nos desnudamos.
Quede esto escrito aquí como si fuera huella,
como si fuera muesca en tu corteza
de flecha y corazón pero sin fecha.




Hay mucha sinceridad en esta entrada. Que Mayte Martín le acompañe para quien él lo desee. A mí, lo lleva haciendo desde tiempo.


10 comentarios:

JosepMª dijo...

Álamo herido.
Navajazos por arriba.
Adoquines por abajo.

Francisco se rompe los nudillos,
llamando:
Hermano Árbol...

En los montes que bordean mi pueblo,
y mi (nuestro) rio,
hay muchos carteles metálicos,
que anuncian:
COTO PRIVADO DE CAZA.
Están sujetos a los árboles.
Con clavos.
Sí...

ybris dijo...

No tengo palabras.
Sólo agradecimiento.
Dejamos huellas en los árboles y los árboles dejan huellas en nosotros.
Sigo por aquí leyendo, a veces en silencio.
Siempre agradecido con tantos.
Contigo por supuesto.

Un abrazo.

virgi dijo...

Me has emocionado.
Magnífica dedicatoria.
Un abrazo

Shandy dijo...

Sentimiento, pero también buena literatura.
"Entre desde mis ojos hasta dentro/ desde el mismo momento en que nos desnudamos"...
Ybris, preciosos versos que trasmiten un profundo amor "Y sin fecha".
Creo que a tod@s nos gustaría ser para alguien "Esa corteza de árbol", inspirar sentimientos tan tiernos, cálidos y no exentos del deseo y pasión que tú tan delicadamente describes.
Emociona, sí.

Ventana, me gusta ese árbol lleno de huellas,de navajazos, de cicatrices. Me parece estético y bello aunque no sé cuánto daño puede hacerle, cuánta vida puede acortarle. Me gustaría que hablase con un lenguaje más explicito del que ya lo hace. Creo que sería un buen narrador.
Preciosa ese tema en la voz de Mayte.
Un abrazo a Ybris. Y un beso para ti por recoger estos versos. Los dos acompañáis mucho.

Tempero dijo...

Sofía, Ybris se mantiene intacto en silencio. Intacto, quiero decir, como si dijese en ebullición. Siempre me ha parecido alta su labor en este mundo de la red, dando todo lo que tiene en su sí y en su no. En lo que es generoso y en lo que no tolera, aún sabiendo de su tolerancia. Sólo espero que continúe.

Besos muchos.

Merce dijo...

Me siento intrusa en esta entrada, pero leyendola no puedo callar las palabras para decirte/deciros que es emotiva, plena, llana, grande, muy grande.

Besos grandes, muy grandes :)

ybris dijo...

Gracias también a vuestros generosos comentarios que agradezco en cuanto a mí se refieren.
Sigo leyéndoos.

Loc@ dijo...

Llego hasta aquí gracias al enlace que Tempero dejó en mi página. Veo que Ybris se ha pasado TAMBIÉN, me alegra porque hoy mismo me enteré de su Cierre y No me Gustó, tuve malas "vibraciones". Me comentó Tempero que pensaba que yo le conocía más allá de este medio. No, no le conozco en persona, pero adoro lo que escribe, encuentro que es lo más parecido a un genio en lo que yo he conocido. Gracias y besos. PAQUITA

Miradme al menos dijo...

Ventana, es una entrada preciosa y emocionante. Tan llena de vida como el árbol que has fotografiado.
Un saludo

P.D.: Por cierto, hay un árbol por ahí que debe pertenecer a Ybris: http://fotografiademariana.blogspot.com/2008/05/el-haiku-las-imgenes-de-las-palabras.html

Art_Alegoría dijo...

Buenas Tardes,

Independiente del toque ó estilo final, plasmas siempre sinceridades descriptivas.

El impacto visual de la imagen de CajaMadrid con las antenas parabólicas, me agradó mucho.

Un atento y cordial saludo,

Art Alegoría