viernes, 30 de octubre de 2009

Otoñecer








Si queréis otra versión de 'Otoñecer', despistaros por Tempero.


No quiere el otoño ninguna dedicatoria,
acaso sí dedicarle nuestra mirada,
no le digamos que es bello, cierto,
seguro que lo sabe, nada añadiremos.
Pero a los ojos es débil, seguro,
ved sino cómo desencaja el color.



9 comentarios:

JosepMª dijo...

La Primavera es una bienvenida de color.
El Otoño es una despedida.
Ambas tienen su belleza.
Sin comparar.

Esta serie de fotografías, es (toda) una exposición cromática.
Limpia.
Brillante.

A menudo, escucho música medieval.
Me serena.
Si pasa mi hija, exclama:
- Què és això?
(¿Qué es esto?)
Tendríais que ver su cara...

La evidencia de que esta música complace a otras personas, me reconcilia (en parte) con nuestro pequeño mundo.

Se agradece:
La Folia/Jordi Savall.
¿Qué mejor acompañamiento para tamaño acopio foliar?

XuanRata dijo...

Tal vez lo más hermoso del otoño es que su belleza no sirve para nada. No es posible sentirlo más que como regalo.

Amando Carabias María dijo...

Al hilo del mismo tema y de las mismas fotos he dejado esta mañana en el blog de Tempero un comentario. De él dejo aquíe este fragmento, ahora sin erratas:) "Otoñece, ¿qué añadir a esas fotos tan sugestivas?, pero hay algo de confusión en el aire.
El puente del agua está seco en otoño, triste enmienda a la totalidad.
Espero, no obstante, que como siempre la Tierra sea más grande y más sabia que nosotros.
Dicen que el martes llueve. ¿Cuándo llegará el martes?"

virgi dijo...

Imposible ser débil con ese colorido majestuoso.
Preciosa serie.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Belas cores de outono...Espectacular....
Um abraço

Araceli dijo...

Otoñecer, bello concepto. De repente un verbo desconocido (para mi) abre un montón de ideas y reflexiones. La potencia melancólica de la estación es francamente estimjlante.

Ventana indiscreta dijo...

Josep María:

-Què és això?

Ya no se me olvida esa expresión.
Este otoño más parece una primavera despedida de hojas.
Más Savall vendrá.


Xuan:

Disiento. Dile a Van Gogh o a Monet si no les sirvió para nada. En lo del regalo lo acepto y no disiento.


Amando:

Esperemos ese aporte de sabiduría de la Tierra.

Virgi:

Esta serie funciona como vitaminas. Y más baratas. Te lo digo yo. Y, vistas al natural no veas lo que fortalecen.

Chana:

En portugués el otoño suena más plácido.

Araceli:

El verbo 'Otoñecer' es cortesía de F. Umbral. A mí me fascinó y me fascina.

Merce dijo...

Voy a Tempero de tu parte, y vuelvo a ti de su parte :)

Bonito juego, otoñeciendo entre uno y otro.

Me ha gustado esa palabra, si.

Otoñecer... hasta casi podriamos conjugarlo.

(No me hagas caso, otra vez la neurona que me baila de un lado a otro revolviendolo todo) :)

Biquiños

Shandy dijo...

El Otoño merece una mirada, cuanto menos tan atenta y poética como las de las imagenes que tú dejas.
El Otoño tiene nombre propio, como todas las estaciones. La Primavera es vitalidad, exaltación del color, vida exuberante. Pero sólo él Otoño concentra esa capacidad de lírico intimismo y melancolía que desborda a la mirada del poeta o de cualquier persona que sabe admirarlo.
Manchega, miña amiga, mira que belleza este poema. Me moleste en buscarlo porque sé que este poeta te gusta un Otoño. Copio:

AGORA QUE É OUTONO, MIÑA AMIGA,
Miña amante e sinxela compañeira,
Habémonos chegar deica a ribeira
Onde a brisa deixou unha cantiga.

E que sea Outono quen nos diga
Os segredos que ten a sementeira,
Como se foi espindo a carballeira
E que promesas granarán na espiga.

Nós sabémonos puros e cumpridos
Ao sentirmos tan un e tan xunguidos
Nesta paisaxe lene e musical.

¿Non lembras, en Outonos xa vividos
Ao río retratar no seu cristal
Os soños que coidábamos perdidos...?

(De Poemas ó Outono)