viernes, 11 de septiembre de 2009

Axilas






Ojo, que no me he cebado en la muerte del zorrillo. Es una imagen real de la que no me asusto y sí me conmuevo. ¿Quién no se ha encontrado un animal muerto mientras iba conduciendo por alguna carretera? Deciros que lo retiramos a unos rastrojos y que a la semana no quedaba ni rastro. Esta entrada quería reflejar una especie de ira calmada, una reflexión sobre la muerte. Tempero se me adelantó con su ira, digamos, literaria, y no digo que me rindiese pero que sí me convenció más que lo que yo iba a exponer. 'Trasciende la muerte, repensar la vida', así comienza su texto y sí, ya me gustaría no sólo el redoble del pensar sino que el mínimo pensar fuese, al menos, un tambor de neuronas. Os dejo su texto:

" Trasciende la muerte, repensar la vida. Parecen inmóviles estas palabras. Me lo parecen a mí. Parece que escribo un epitafio suscitado por un zorrillo. Epitafio. Qué palabra. Parece una palabra cuadriculada. A veces definimos a las palabras por lo que nos significan y por la imagen que nos transmiten. Pero ya hablaré de ello. Ya sé que eso de repensar a muchos se la... ¿Cómo se dice? Se la s... 'Sila'. No, Tempero, axila. Ah, sí, se la suda. Sí ya sé que las axilas de muchos albergan imposible pureza. Y pureza es dolor y sudor. Y ya puestos, lágrimas. Sudan las ruedas de los coches como también sudan los excrementos de las balas. Aquí tenemos un zorrillo aún cálido. Probablemente lo pillaron al atravesar la carretera por la noche. ¡Y algunos dudan aún del cruce de los animales por las carreteras! Venga autovías. Habrá, éso sí, gente con gallinas que se alegre de la muerte de un zorro. Gallina de los huevos de oro, o de ladrillo o de asfalto. Sí la muerte de este zorrillo trasciende y vuelvo a pensar la merma de nuestra fauna y sus consecuencias. En mi pueblo un zorro es considerado una alimaña. Igual consideración tienen las rapaces. Y de ahí tantos huevos envenenados en otras épocas, cuando no escopetas. Repensar, digo."


Acompaño a esta entrada el preludio nº8 den do menor de 'El clave bien temperado' de J.S.B. Hay dos versiones. Una habla de soledad y de lágrimas. La otra es más clásica, interpretada por el pianista húngaro András Schiff. Que cada un@ elija la que quiere, si es que desea escuchar y elegir.




10 comentarios:

JosepMª dijo...

Ayer, un espléndido vuelo (Cara)
Hoy, un mortal aterrizaje (Cruz)
Moneda humana.

No pararemos de construir carreteras (autovías & autopistas)
Llegaremos más lejos, en menos tiempo.
Nadie pensó, al diseñarlas, en dejar algún paso a bajo nivel, para que pudieran cruzar los animales sedientos.
Laaargas trampas de asfalto.

L'Eix de l'Ebre pasa por mi pueblo.
Cada dia se mancha de sangre.
Ayer, tejón.
Hoy, erizo.
Mañana, zorra, jabalí, mochuelo,
gato, perro, culebra...
Animales que no pueden correr.
Personas que corren demasiado.

Axila general.
Se la suda.

Tempero dice _repensar la vida_
¿Repensar, nuestra especie?
Dudo que los saciados (hartos pero ávidos) quieran, ni siquiera, pensar.

No escribo airado.
Tampoco paciente.
Sí cabreado,
porque no veo remedio.

Sé que tus fotos no son hechas para cebarte en la muerte del zorrillo.
No seguiría tu blog, si solo retrataras flores.

Me extiendo demasiado.
Y me queda por decir.
Otro día...

Gracias por lo que dices.
Y por lo que nos dejas ver.
Y oir.

haideé dijo...

¿Y quién no ha provocado o causado la muerte de algún otro ser vivo?
Yo misma, con gran dolor, di muerte a una lechuza cuando conducía por una autovía. La verdad es que en estas circunstancias fue (y espero sea la última) la primera. Pero caminamos: hormigas, caracoles, arañas, un sinfín de seres vivos que por nuestro tamaño y andanzas matamos. Vida y muerte son lo mismo. Pero hay algo que si es diferente, muy diferente: la intención.
Los japoneses matan miles de delfines para hacer sushi. En Dinamarca ballenas...Una vez uno tiene conocimiento de que estos animales sienten como puede sentir un humano, causarles la muerte es aquello que les llevará a algo que si desconocen... y que algunos le llaman Karma...
Construimos el mundo con los pensamientos, por lo tanto el mundo se construye a si mismo. Y, todo esta bien, bien porque no existe, tan sólo es una proyección de la mente ordinaria o sem.
Así pues, que sirva la matería de este zorrito y su sangre dibujando quizá también otro zorrito. Tu intención última al hacer esta entrada es la que va a pesar, ninguna otra.
Tempero, alguna vez he visitado su lugar, muy pocas la verdad. Quizá a partir de ahora cambie, no lo sé.
En cuanto al sudor, este alejarse de la naturaleza, esa que nos lleva a identificar aquel que nos es grato o no; no, fingimientos múltiples desorodantiles, jeje... Afinemos los sensores perceptivos, mejor que andar estrellándose continuamente contra muros de camuflaje... pero pensándolo bien, todo es un camuflaje :)

Buenos días y buen fin de semana :)

Y por supuesto, un abrazo

haideé dijo...

Te dejo, os dejo, este video...

¿Despertaremos del sueño en el que vivimos?

http://www.youtube.com/watch?v=6mUitg6oKhc&eurl=http%3A%2F%2Fwww%2Efacebook%2Ecom%2Fhome%2Ephp%3Fref%3Dhome&feature=player_embedded

haideé dijo...

Es posible que ya la hayas visto, pero aquí la dejo, es la película-documental Home: se puede ver entera.

Ciertamente ya no hay lugar para el pesimismo :)

http://www.youtube.com/watch?v=SWRHxh6XepM

Para lo que me ha dado tu entrada :))

Otro abrazo

Shandy dijo...

Difícil explicar todo lo que despierta en mí esta entrada porque genera sensaciones encontradas.
Manchega, la muerte nunca es hermosa y siempre cruel. Y en el caso de este zorrillo conmueve, encoge el corazón. Y sin embargo esas imagenes no dejan de atraerme por su belleza. Puede parecer frívolo esto que digo e incluso inquietante, pero así de contradictorios pueden ser los sentimientos.

"El cuarto se animó de repente y el amplio ventanal del mirador
mostró nieve en abundancia y rosas rojas
calladamente contiguas e incompatibles:
el mundo es más repentino de lo que imaginamos.

"El mundo es mucho más bizarro de lo que pensamos,
incorregiblemente plural. Yo pelo y corto
una mandarina y escupo las semillas y siento
la embriaguez de lo diverso entre las cosas".
Louis Macneice

En cuanto a las palabras de Tempero, sin duda son un buen texto para no agachar la cabeza debajo de la axila. Pero algunos han perdido el sentido del olfato, otros se han acostumbrado al mal olor y muchos lo neutralizan con desodorante.
No sé si hemos traspasado unos umbrales y difícil es volver atrás. Pero esta bien ese "RE", para pensar mejor.

Besos

ybris dijo...

Toda muerte es para repensar.
Sobre todo la muerte innecesaria de lo bello.
Menos mal que el bueno de Manuel relacionó, con literaria y justa ira, ese sudor con axilas y no con los pendientes originales.
Lo natural acaba perdiendo ante lo artificial; la astucia ante la prisa.
Séale leve la muerte adelantada.

Besos.

rokins dijo...

impactante serie. Interesante reflexion... un conjunto bin ligado entre imagenes, texto y música.Se complementan. Te queda el mensaje claro.
La imagen que mas me gusta es la cola por motivos esteticos. Composición y color muy bonita. Tiene alguna cosa que me recuerda a las pinturas rupestres....
Saludos!

XuanRata dijo...

Suprimir las distancias y con ellas todos los engorrosos trámites del tiempo, trazar autopistas a todos los niveles, sueño de simultaneidad en el que no hay sitio para seres antiguos que hablaban en las fábulas y ahora agonizan sin voz en las cunetas.

Araceli dijo...

Se que la muerte forma parte de la vida, de la misma subsistencia, pero al abrir esta vez tu fotoblog y ver las últimas fotos, no pude evitar un vuelco del alma. Será la falta de costumbre.

Merce dijo...

Pues tampoco me gusta a mi ver esta imagen, y vuelve a mi memoria una imagen estilo de la serie "cuentame como paso" y recuerdo ver que en la calle, (en pleno centro de la ciudad) en la baca de un 600 habia un pequeño zorro al que habian dado caza. Allí se reunió un monton de gente, hasta el sereno, si, aun habia sereno en las calles (cuando no pasaba nada, ahora que si pasa no está ni la poli)

Recuerdo que lo fuimos acariciar, y yo, muy pequeña, no le tuve miedo, me dio una pena enorme. Es un recuerdo fijate, pero de esos que se graban a fuego.

Todavia hoy, donde vivo, oigo el zorro, el buho... y me encanta.

Pobrecillo...