sábado, 23 de mayo de 2009

Reducción






Os habéis preguntado sobre la ocasión, la oportunidad de los campos floridos que traigo a este cuaderno. Sé que no dudáis y por ello os conduzco con mi generosidad y desde las trincheras hacia ese campo amarillo de flores. Ojo, que cuando digo trincheras no miento ni hablo en sentido figurado. Estoy situada en unas trincheras reales de nuestra guerra incivil, ya un poco deterioradas, en el término de Arganda (y que en una próxima entrada aquí las traeré). Pero ahora me interesa la teoría de la reducción: echamos vino a la salsa óptica, calentamos y dejamos reducir. Así es como pasamos de una panorámica donde asoman al fondo los cortados de Rivas-Vaciamadrid, el polígono de Arganda, la nacional III y, por último, el campo amarillo que dio la parte media a la bandera. Pero si me apuráis, dejo los trapos y las banderas y me quedo con lo singular de la tierra. ¡Ea!, como dicen los manchegos.

9 comentarios:

haideé dijo...

El que sabe mirar, más que ver...
Flores en forja por crear belleza allí donde la mano humana desespera, o bien abandona o bien en su ceguera pisotea. Cierto que los cultivos, bien hechos, con el respeto por el barbecho consigue lo mejor de la tierra, no así la avaricia, que en un afán por convertir los mercados en lugares abastecidos, llena luego los contenedores de materiales perdidos y podridos, quizá las trincheras de ahora... ésta también es una reducción óptico-mental, por eso me quedo con la tuya.
Y me alegra que te hayas llenado plenamente, el organismo está preparado para todo, acompañado de la mente, claro.
Por cierto, las amapolas en Asturias están a punto de extinguirse.
Un abrazo

Merce dijo...

Bien hecha la reduccion, en su punto diria yo, para chuparse los dedos.

Me llama la atencion lo de la trinchera... estoy pensando en que se piensa dentro de ella :)

batibicos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantadoras tus fotos... eso si... las anteriores con las amapolas entre los olivos... que decir?
ufff mucha tela!

Saludos

ybris dijo...

Bien por la reducción.
A veces la ampliación nos difumina.

Besos.

José de Braña dijo...

¡Epaaa!
Me sumo, me sumo...

Araceli dijo...

Viendo tus dos últimas entradas de Arganda recordé a los clásicos cuando decian eso de que todo está en la naturaleza, aunque a veces se nos llegue a mostrar fria e insensible como a Werther. En el fondo nuestra vida, como nuestras fotos, tambien surge y vive en/de ella....

virgi dijo...

No puedes dejar ni trapos ni banderas ni nada que se cruce ante tus ojos. Los que te seguimos esperamos de tus sutiles acechanzas.
Un beso de colores.

XuanRata dijo...

La reducción intensifica. Reduzcámonos pues, a la mínima expresión. Sí.

Toni Bra dijo...

Unos buenos contrastes muestra esta serie de imágenes,me quedo con lA ULTIMA PERO LA PRIMERA DA SENTIDO A LA ULTIMA UN SALUDO.