lunes, 16 de febrero de 2009

Fantasmal/2





-¿Viene?
-Sí, vienen.
-¿Vienen?
-Sí, con ella. La reconocí por el retrato que aún permanece en el suelo de la habitación.
-¿Hace ya cuántos años?
-Veintisiete.
-Y Él, ¿cómo está?
-Desgastado.




Dedicado al Anónimo/a de la entrada 'Fantasmal/1'

16 comentarios:

Araceli dijo...

No se porque me hiciste pensar en un poema de Kavafis... "Esperando a los bábaros" aunque el final de tu texto y el dels poema son justamente contrarios. Aquí se puede leer, para interesados:

http://www.elinconformistadigital.com/modules.php?op=modload&name=News&file=article&sid=987&mode=&order=0

Araceli dijo...

A ver si ahora se ve mejor en enlace:

http://www.elinconformistadigital.com/modules.php?op=modload&name=News&file=article&sid=987&mode=&order=0

Ventana indiscreta dijo...

Araceli:

Muchas veces los fantasmas hablan más de la cuenta, pero lo cierto es que muchas veces atinan. Lo contrario de los humanos y los senadores.

Besos y gracias.

José de Braña dijo...

"No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto,
es lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra, son actos."
Gabriel Celaya.

Decir es hacer ¿lo sabrán los fantasmas?.

Sofía, la invisibilidad de las palabras me parece muy dificil de lograr, y tus textos proyectan esa sensación de belleza libre.

Ventana indiscreta dijo...

José de Braña: la poesía puede ser torrente o gota destilada, es grito y también susurro.

Los fantasmas lo saben todo, lo que ocurre es que lo tapan con las sábanas para hacerlo más invisible.

Te dejo un trozo de poema sobre la ausencia, sólo tienes que levantar la sábana para ver que nadie hay ya:

Ausencia:

Ya no está aquí. Sólo quedan sus cosas,
aventadas igual que siembras nuevas
o escondidas, ocultas en añosas
valijas de caoba como en cuevas

selladas. En la casa se percibe
un silencio de imagen sostenida
o de agua estancada en el aljibe
sombrío de la ausencia. La caída

de la luz se demora, se dilata
en las manos que esperan y en los ojos
que esconden la mirada en la escarlata
hoguera del oeste: son despojos

lo que quieren y mientras tanto
lloran, calcando ajenos el fulgor
de la tarde, sin ver, y es rojo el llanto.



Sigue el poema. Se trata de un paseo por la habitación ya de nadie. Y las palabras, como invisibles, realzan la ausencia.

XuanRata dijo...

Uno de mis vicios confesables son las fotos con cuadrícula: será porque aún me ronda el fantasma de alguna libreta de la infancia.

cuentosbrujos dijo...

Hola sofia es fascinante la luz del día filtraa por una ventana, es ascinante la luz y lo que ilumina, me parece una buena foto
saludos brujo

cuentosbrujos dijo...

Hola sofia es fascinante la luz del día filtraa por una ventana, es ascinante la luz y lo que ilumina, me parece una buena foto
saludos brujo

Francisco Ortiz dijo...

Texto que arranca una sonrisa triste. El maco, inclinado, me resulta más sugerente, sí.

Ventana indiscreta dijo...

XuanRata en bandolera:

Idéntico vicio el mío, más otros no confesables. Pero del que sí carezco es del de cuadricular una foto, retocarla, mimarla, atusarla. La foto tiene que entrar como un fogonazo. Si quieres como el de los flashes antiguos.

Besos.

Ventana indiscreta dijo...

Cuentosbrujos:

Lo fascinante es que la ventana no hace de filtro. Los cristales ya no rasgan, nada impiden.

Ventana indiscreta dijo...

Francisco Ortiz:

No es una sonrisa triste lo que me arranca a mí el texto. Me devora la devoción con que nos trata el paso del tiempo, es decir, a degüello.

Gracias por pasarte por aquí.

manolotel dijo...

La fotografía suele delimitar el espacio, pero mucho más dificil es delimitar el tiempo en ella y creo que tú, con la ayuda del texto, le has dado una cierta consistencia.

En mi opinión, el valor de esta foto no reside en la originalidad, sin embargo, coincido con F. Ortiz en que el desequilibrio del encuadre le dá un sentido de mayor cercanía.

Yo tenia un buen amigo y mejor poeta que insistia en que los poemas debían contener alguna pequeña incorrección para ser creibles.

Un beso, amiga.

Ventana indiscreta dijo...

Amigo Manolotel, dilatado en el tiempo y anhelado en tus poemas:

Ante todo lo que trato es de dar consistencia a una intención vehiculada por un espacio en un tiempo concreto. Se que puede condicionar, pero para ello está la opción de aparcar el texto y entrar de lleno en la foto. Pero, como en el poema, se tiene el tema para después indagar hasta donde se esté dispuesto.La foto por sí sola se vale, pero me interesa mi intención sobre ella bien sea a través de la ficción, como en este caso o a través del poema, como en otros. O que sea literariamente narrada.
Me interesa más la foto desde la sugestibilidad y no desde la originalidad.

También tendríamos que tener un Dios incorrecto para creer en él y decir al de ahora:

Dios, oculto os es mi pesar

A la espera de tu inspiración candente.

Shandy dijo...

La imagen de esa ventana es sugerente:tiempo, olvido, desmemoria... No hay rastro de quienes habitaron el interior de esa casa, sólo fantasmas. Sin embargo, más allá de la ventana, la mirada hacia el exterior, nos rebela cierto pasado de quienes la habitaron.

Ventana indiscreta dijo...

Shandy:

Hay imágenes que revelan un pasado muerto, fantasmal. Las hay que se nos rebelan y también las hay que nos acaban relevando de nuestro presente. Y de nuestro pasado.
Y el corazón también se rebela en la memoria.