jueves, 15 de enero de 2009

Zigzag

Viernes 09/01/09, 09 horas.


Sábado 10/01/09, 11 horas.


Domingo 11/01/09, 17 horas.


Martes 13/01/09, 12 horas, APOTEOSIS.



Cinco días han transcurrido desde la primera imagen a la última. Es la vista que tengo desde mi ventana. No puedo quejarme y sí preguntarme tomando como metáfora una de las partes de las fotos: ¿nos gusta caminar en zigzag, preferimos la pendiente y lanzarnos, nuestra alegría también es en zigzag? ¿Zigzag ascendente o descendente? Zigzag para subir de una manera cómoda a esos cerros desde los que se divisa todo Madrid. Me atrapa esa forma de ascender muy utilizada en la montaña cuando los desniveles son muy elevados. Alegre sí estoy por esta entrada de la nieve en la capital, ante todo la apoteosis del martes. Ya la alegría mengua cuando una abre la ventana al mundo. ¿Pesimismo? Probablemente.

7 comentarios:

Paco dijo...

que bueno.... zig, zag y vuelta a empezar.

saludos

charmante dijo...

Me encanta como muestras las diferentes fases
El zigzag es estupendo, siempre q no se tenga prisa, ja, ja
Saludos

Montse Argerich dijo...

Desgraciadamente cuando abrimos la ventana al mundo hay realismo! Indignación! Impoténcia....

Me encantan las cuatro imagenes que nos muestras, con sus horas, y con su texto, un gran privilegio tener esta vista al abrir la ventana de tu casa, aquí no hay pesimismo, hay belleza, la belleza del zig zag....

Saludos!

José de Braña dijo...

Zigzagear entre las curvas de los nueves, me pareció muy curioso, ¿a dónde se me fue la cabeza? Perdona Sofía.
Las cuestas en montaña se bajan zigzageando pies. La diplomacia también es una cuestión de zigzagear. O sea, que lo dificil se domestica zigzageando.
Me quedo con la vista de la ventana que nos regalas, es una belleza, hay que llenar la mirada de vida, es puro equilibrio.
Gracias por estimularnos la conciencia crítica.
Un beso, ternura.

Nacho Carreras dijo...

Ida y vuelta. Todo es así en la vida.
Saludos.

jg riobò dijo...

En la vida hay que subir, hay que bajar, estamos de ida, estamos de vuelta.
De repente un día todo se para y sólo esperas que pase.

Merce dijo...

Yo prefiero un ascensor, el chasco me lo llevaré cuando se estropee jaja. Me gusta caminar pero odio las subidas, soy vaga :)

Pesimismo? no se, quiza tenemos la costumbre de ver las cosas empezando por lo peor, para asi, poder llevarnos una sorpresa cuando las terminamos y vemos que en el fondo no ha sido tan malo, como pensabamos, ufff que lio...

Me gusta sonreir :)

Biquiños