viernes, 12 de diciembre de 2008

Excluida



Llego a esta chimenea como único bastión de unas ruinas. Una atalaya perfecta de silencio. Para mí, esta fotografía es reposo. Cuando ya el fuego queda excluido, muerte y tiempo equivalen. Pero siempre hay vida a lo lejos, formas interpuestas.

3 comentarios:

Merce dijo...

Hay algo para ti en mi blog ;)

Araceli dijo...

Quizá, en un lugar ni la muerte exista ya! Solo historia. Un lugar donde una vez más el silencio es evocación a la historia. No necesariamente a la historia en mayúsculas, la de los reyes i la batallas, sinó a la de las personas sencillas que intentaron sobrellevar su vida entre esa cuantro paredes, ante esa ya silenciosa chimena... evocadora. Pura historia!

José de Braña dijo...

Claro que si, es extraordinaria, está fotografía me gustaría colocarla en la pared de mi sala de lectura.