lunes, 17 de noviembre de 2008

Ante mi cámara





Una ha comprendido lo importante que es estar al acecho. Mi afición a la ornitología ha servido para afianzarme en esa postura. Pero no para considerar como presa a lo que se ponga delante de mi cámara sino para tener en cuenta el posible alimento que pueda retener. Una buena foto es oportunidad y azar. Eso creo. Y por eso hay muchas y muy buenas fotos. La foto de estudio no me interesa. Prefiero seguir la estela del no saber qué me va a venir. Siempre surge algo. Y la clave de una buena fotografía para mí: que siempre brote.

6 comentarios:

Macachines dijo...

ALGO INMEDIATO SE PRESENTA. LO CAPTAS Y LUEGO CRECE EN TI.

Esta mañana hablabamos de esto mismo con mi amigo Raúl, mientras descargábamos unas fotos al ordenador. Decíamos que si descargas las fotos o videos recién hechos al ordenador, cuando lo ves mientras lo vas descargando no tienen ningún interés, porque todavía llevas la emoción viva del hecho real, dentro de tí. Mientras que si lo dejas pasar un tiempo, cuando lo vuelves a ver, la emoción ha crecido dentro de tí.

Un saludo

Juan Carlos

JESÚS MONROY dijo...

Gracias por la información micológica, saludos desde la mancha.

Albert {in itinere} dijo...

Bueno, yo soy de tu parecer, aunque a veces tiene su encanto preparar una foto (lo he hecho en contadas ocasiones). No hay como "estar al acecho".

En cuanto al comentario de Macachines, es totalmente cierto. Es algo que siempre me ocurre.

Nacho Carreras dijo...

¡Suerte!

Saludos.

José de Braña dijo...

Llevo días observando a escondidas tus fotografías, mirando con sumo cuidado los sentimientos que proyectan, los títulos, las temáticas y tus palabras que nacen de tu guarda cautelosa. Me has encandilado, Sofía, no sólo por lo que presentas en esta página, sino por lo que estoy seguro nos brindarás.
Un admirador más que se añade a esta suma.
Un saludo,

José

Jerry dijo...

Excelentes tomas, saludos.